Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP
Inicio - Sala de Prensa - Agosto 2010 - Discurso 09/08/10

Discurso

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DEL MENSAJE OFRECIDO POR EL SECRETARIO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, SALVADOR VEGA CASILLAS, EN EL MARCO DEL ACUERDO “MENOS REGLAS, MEJORES RESULTADOS”.

9 de agosto de 2010

Documento | Comunicado | Discurso FCH | Manuales de Aplicación General | Contador de Normas Eliminadas | Galería

Licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Secretarios y titulares de dependencias del gobierno federal que nos acompañan.

Amigos legisladores, excelentísimos embajadores y representantes de organismos internacionales, distinguidos invitados especiales.

Hace casi un año, en el marco de la presentación del tercer informe de gobierno, el Presidente Calderón formuló un amplio llamado nacional para emprender transformaciones de fondo en nuestro país, y pasar de la lógica de los cambios graduales y posibles a los cambios de fondo que México realmente necesita.

Bajo esta lógica, se incluyó la estrategia de “Tala Regulatoria” como octavo punto, de los diez para transformar a México.

En aquel entonces, el presidente Calderón nos instruyó a concretar en este año 2010, una reforma regulatoria de fondo, a generar un proceso que nos permitiera derogar todos aquellos acuerdos, oficios, decretos o reglamentos cuya necesidad no quedara clara ni plenamente justificada.

Por ello, emprendimos una de las transformaciones más profundas en la administración pública, rediseñar desde cero las normas y procedimientos que rigen el actuar del gobierno.

En este marco, el pasado mes de enero, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, en el marco de la presentación del Estudio del Proceso Presupuestario en México, señaló que el servicio público mexicano tiene una profunda tradición legalista que subraya la adhesión a las leyes y disposiciones y castiga a las personas que no lo hacen.

Y por ello, la OCDE sugiere racionalizar y eliminar el exceso actual de reglas y disposiciones internas y aumentar la flexibilidad en la ejecución del presupuesto y temas de gestión y de personal.

Estas recomendaciones coinciden con la estrategia de tala regulatoria que el Presidente nos instruyó, hace ya casi un año, y que para su implementación se dividió en dos complementos.

En primer término, revisar toda aquella regulación que rige el actuar del gobierno consigo mismo como son sus procesos administrativos y de gestión, para ello, integramos nueve equipos de trabajo, uno por cada materia: recursos humanos, financieros, materiales, tecnologías de la información, adquisiciones, obra pública, control, auditoria y transparencia.

Estos equipos se dieron a la tarea de conocer las mejores prácticas de gestión en el gobierno federal y, a partir de esto, se elaboraron manuales únicos de aplicación general para toda la Administración Pública Federal.

En este esfuerzo de tala regulatoria consiste en la homologación de procesos administrativos en las nueve materias que integran los manuales y sustituyen la normatividad abundante que emiten las propias instituciones.

Esto significa que, a partir de ahora, en todo el gobierno se usarán los mismos formatos, procesos y requisitos para su gestión, lo que repercutirá en una operación sencilla, transparente y eficiente que impactará a los ciudadanos mediante un gobierno que es capaz de ejercer los recursos públicos sin discrecionalidad y con rapidez.

Entre los beneficios que representa esta propuesta en operación de los manuales, podemos enunciar que contaremos con unidades públicos menos costosas, más ágiles y modernas a través de las tecnologías de la información para satisfacer las necesidades de los ciudadanos.

El ejercicio transparente de los recursos públicos y la rendición de cuentas sobre el ejercicio presupuestario, disminuyendo la discrecionalidad de los servidores públicos.

Se podrá dar seguimiento en línea al avance físico de los proyectos de infraestructura, así como focalizar acciones de mejora y auditorias para asegurar el cumplimento de objetivos.

Los procesos de compra del gobierno se homologan y se simplifican, el pago a proveedores será más ágil, los formatos serán los mismos en todas las instituciones del gobierno y se realizarán transacciones por medios electrónicos, los costos del gobierno se reducirán a través de mecanismos innovadores para las adquisiciones del gobierno como los contratos marco, las compras consolidadas, las licitaciones electrónicas y las subastas en reversa través del nuevo Compranet.

Por ejemplo, el Manual de Recursos Humanos y Materiales eliminará más de 600 diferentes normas sobre la disposición de vehículos, servicio de telefonía, pago a proveedores y el registro de bienes inmuebles, entre otras.

Hoy quedarán en el pasado normas absurdas que paralizaban las decisiones y entorpecían el trabajo del gobierno, haciéndolo lento, poco eficiente y en muchas ocasiones contradictorio entre sí.

Daremos un paso a la normatividad clara y sencilla que otorga certidumbre a los ciudadanos y a los servidores públicos en la toma de decisiones.

Hoy, las más de 7 mil 600 normas que regulan los aspectos administrativos del gobierno federal serán sustituidas por nueve instrumentos de aplicación general.

El segundo componente de la estrategia de tala regulatoria se refiere a las normas que regulan el actuar de las instituciones en su relación con los ciudadanos para proporcionales bienes y servicios en matera de salud, trabajo, educación, seguridad, desarrollo económico y apoyos sociales, entre otros.

Las normas eliminadas en este segundo componente facilitarán a los ciudadanos acceder a los servicios que presta el gobierno y les permitirá obtener, de esta forma, más rápida respuesta a sus necesidades.

Esta segunda estrategia sumada a la publicación de los manuales administrativos, representan una reforma histórica en la regulación federal; la sociedad demanda gobierno más eficientes, más ágiles y que no pongan obstáculos al desarrollo.

Justamente la naturaleza de un buen gobierno debe ser el promover y generar condiciones para el desarrollo y no ser traba o molestia, no se trata de reducir, no sólo se trata de reducir el número de normas, se trata de establecer las reglas necesarias y claras que regulen el actuar del gobierno.

Además, el contar con reglas claras y sencillas es una de las mejores maneras de combatir la corrupción, gran parte de los casos de corrupción que ha detectado la Secretaría de la Función Pública se originaron por deficiencias normativas, por la discrecionalidad en la aplicación de la norma, pero sobre todo, por la complejidad de la regulación.

En esta administración estamos combatiendo como nunca la corrupción, no sólo con sanciones ejemplares sino eliminando las causas que la generan; y al mismo tiempo transformando de fondo, de raíz, al gobierno.

Señor presiente, su instrucción fue muy clara, no se trata de eliminar normas solamente, se trata de pensar el gobierno desde cero dejando lo estrictamente necesario para operar con honestidad, eficacia y transparencia.

No se trata de un esfuerzo de depuración, como nos indicó, sino en un rediseño total de la administración pensando en el ciudadano así como nos lo ha instruido.

Sin lugar a dudas, los resultados de tener un gobierno más ágil y sencillo repercutirán en un mejor ejercicio del gasto público y en mayores beneficios para la población.

Pero la transformación más importante es la que está en camino, que es la actitud de cada servidor público para que este gobierno, simplificado y con menores normas, pueda responder mejor a las demandas de los ciudadanos.

Muchas gracias.

Última actualización el Miércoles, 18 de Agosto de 2010 10:46
 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad