Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP

Discurso

INTERVENCIÓN DEL TITULAR DE LA SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, SALVADOR VEGA CASILLAS, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LA CONFERENCIA RETOS Y PERSPECTIVAS EN LA PREVENCIÓN Y COMBATE A LA CORRUPCIÓN EN MÉXICO

9 de diciembre de 2009

Documento | Galería

Muy buenos días distinguida señora Huguette Labelle, presidenta de Transparencia Internacional,

Señor Antonio Mazzitelli, representante de la ONU,

Distinguidos miembros del presidium,

Estimada Secretaria Patricia Espinosa, le agradezco mucho su anfitrionía y la colaboración que hemos tenido para hacer este evento y también le agradezco su presencia, porque sé que tiene un compromiso en este momento con el Presidente de la República, le agradezco mucho Patricia su generosidad y su ayuda, muchas gracias.

Quiero, como ya se hizo en este estrado, hacer una evocación, que ya se ha evocado aquí la memoria de lo que el 31 de octubre de 2006 la Organización de las Naciones Unidas proclamó en México: el Día Internacional contra la Corrupción y hoy, seis años después, al conmemorar esta fecha, se nos presenta nuevamente la oportunidad de reflexionar sobre las graves consecuencias sociales y económicas que tiene el fenómeno de la corrupción en nuestros países y, al mismo tiempo, analizar los avances, los retos, los desafíos que en el caso de México hemos venido realizando para prevenir y combatir este problema en los tres Poderes de la Unión, en los órdenes, federal, estatal, municipal, así como en el ámbito privado.

El año pasado, en el contexto de la celebración de este importante día, el Presidente Felipe Calderón presentó el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción 2008-2012.

En aquella ceremonia, el Presidente ratificó la indeclinable voluntad de su gobierno y su compromiso personal para continuar en la lucha frontal contra la corrupción con una visión integral y políticas públicas de Estado.

En este sentido, la Secretaría de la Función Pública integró, en los lineamientos de este Programa, una serie de acciones y estrategias encaminadas a desarrollar una política pública a favor de la transparencia, la rendición de cuentas y el fortalecimiento de una cultura de legalidad entre autoridades y ciudadanos.

En este Programa hemos privilegiado el fortalecimiento de la participación ciudadana y el escrutinio público por parte de la sociedad civil organizada, en los temas de prevención, denuncia y combate a la corrupción dentro del gobierno federal.

Para nosotros, la participación de la sociedad civil es fundamental, ya que consideramos que las políticas públicas de prevención y combate a la corrupción se vuelven efectivas en la medida en que los ciudadanos participan de forma activa y responsable en su diseño, implementación y evaluación.

No se puede concebir una lucha integral y efectiva en contra de la corrupción, sin una Administración Pública ágil, eficaz y eficiente, que permita desarrollar un proceso continuo de mejora de su gestión, en donde las instituciones públicas brinden una mayor calidad de sus servicios y operen con menos carga regulatoria para evitar al ciudadano hacer trámites inútiles.

La primera tarea para combatir la corrupción es evitar las oportunidades para que esta exista.

Estamos convencidos de que la concurrencia de distintos instrumentos de política pública como la transparencia, la rendición de cuentas y la mejora de la gestión pública, contribuyen sin lugar a dudas, a prevenir y combatir la corrupción.

Quisiera compartir con ustedes algunos de los avances que hemos logrado dentro de la Administración Pública Federal para inhibir, prevenir y combatir la corrupción en nuestras instituciones.

Desde el año pasado, logramos impulsar reformas de fondo a las leyes de compras de gobierno y de obra pública, así como reformas al Código Penal y a la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, las cuales fueron promulgadas este mismo año por el Congreso de la Unión.

Este primer paquete de reformas tiene como propósito rediseñar integralmente la manera de comprar por parte del gobierno federal, a efecto de privilegiar la eficiencia y la eficacia de las contrataciones públicas.

Partimos de la premisa de que la simplicidad es un arma efectiva para combatir la corrupción. Que el estímulo a la competitividad y la transparencia son garantes de prácticas apegadas a la legalidad.

Por otra parte, es importante resaltar que las reformas a las leyes de compras aprobadas recientemente, establecen la regulación y consolidación de la figura de los Testigos Sociales, figura inspirada en los Pactos de Integridad de Transparencia Internacional, para que participen en la observancia de los procesos de contratación y adquisiciones del gobierno federal.

Actualmente, contamos con un total de 34 Testigos Sociales registrados, entre los que podemos destacar a organizaciones sociales como Contraloría Ciudadana para la Rendición de Cuentas; Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano de Auditoria Técnica; entre otras.

Durante los tres primeros años de la actual administración, hemos incorporado diecinueve nuevos Testigos Sociales a la supervisión y vigilancia de los procesos de contratación, adquisición, arrendamientos y servicios dentro de la Administración Pública Federal.

También estamos modernizando y fortaleciendo el sistema electrónico de compras gubernamentales, Compranet, a fin de transparentar los grandes volúmenes de compras de gobierno, de bienes, servicios y obra pública, a fin de que los proveedores del gobierno puedan acceder a la información que este sistema ofrece para presentar sus ofertas y dar seguimiento a todo el proceso de contratación.

Durante el periodo de enero a noviembre de 2009 se han realizado, a través de medios electrónicos, el 47.9 % de las licitaciones públicas.

En suma, lo que buscamos lograr es un gobierno más digital y menos burocrático, un gobierno más sensible a las necesidades de la gente, más moderno, más eficiente, más honesto.

Dos de los ejemplos que puedo compartir con ustedes sobre los avances en las prácticas de compra del gobierno, son las contrataciones que recientemente realizó el gobierno de México para la adquisición de carbón, a través de la Comisión Federal de Electricidad, y que representó un ahorro de mil 100 millones de pesos; así como la compra de medicamentos que realizó el Instituto Mexicano del Seguro Social, el cual permitió un ahorro para el erario federal de un monto de 780 millones de pesos. Eso es como una muestra de la aplicación de estas nuevas disposiciones legales que no solamente hacen los procesos más transparentes, más honestos, sino que también permite ahorrar dinero al gobierno federal.

Por otra parte, los trámites gubernamentales son la primera ventana del gobierno con el ciudadano. Si realmente queremos transformar la percepción de corrupción en México y generar una cultura de mayor aprecio por la legalidad debemos de asegurar que los gobiernos prestemos trámites y servicios públicos con eficiencia, con calidez y con honestidad.

Quiero señalar, que la Secretaría de la Función Pública, en coordinación con otras dependencias del gobierno federal, ha realizado un intenso trabajo a favor de la reducción de trámites administrativos, en el último año, logramos eliminar o fusionar 567 trámites y servicios, los cuales en su mayor parte habían dejado de cumplir el objetivo por el cual fueron creados o no generaban ningún valor agregado, o simple y sencillamente eran trámites obsoletos. Esto es como resultado del concurso que hace poco más de un año celebramos para identificar el trámite más inútil.

Pero además de evitar espacios para la corrupción, el Estado mexicano asume su responsabilidad de combatir de manera efectiva y coordinada, de manera frontal, los actos de corrupción.

Así y de forma complementaria al fortalecimiento de nuestro marco jurídico y Estado de derecho estamos implementando mecanismos de coordinación interinstitucional que permitan generar un mayor intercambio de información sustantiva entre las instancias federales relacionadas con la procuración de justicia, con la PGR, con la seguridad pública y con el Servicio de Administración Tributaria.

Y dentro de este contexto, de nueva coordinación, la Secretaría de la Función Pública ha interpuesto, tan sólo en este año; denuncias penales contra cien personas por actos de corrupción, relacionadas con el servicio público.

Este dato significa la mayor cifra histórica para un año en la existencia de la Secretaría de la Función Pública.

Asimismo, y con la finalidad de lograr una mayor colaboración con las entidades federativas de nuestro país en la lucha frontal contra la corrupción, el 20 de abril de 2009 se formalizó con los 31 estados de la República y el Distrito Federal un Acuerdo de Coordinación denominado “Fortalecimiento del Sistema Estatal de Control y Evaluación de la Gestión Pública y Colaboración en Materia de Transparencia y Combate a la Corrupción” con lo cual se consolida el Sistema Nacional de Control y Evaluación de la Gestión Pública, que tiene como objeto promover mayores niveles de eficiencia, eficacia y transparencia dentro del sector público de las entidades federativas.

Podemos concluir que la estrategia de combate a la corrupción, en el último año, ha sido una tarea de efectiva coordinación entre las instituciones del Estado mexicano.

Pero estos avances no han logrado impactar todavía en la percepción de los mexicanos y, en consecuencia, en una valoración positiva de México en los índices de percepción que actualmente desarrollan organizaciones no gubernamentales y organismos de reconocido prestigio para medir el fenómeno de la corrupción en los distintos países.

Sin duda, el Índice de Percepción de la Corrupción, de Transparencia Internacional, es uno de los indicadores más reconocidos en todo el mundo, y en el gobierno federal tomamos muy en serio sus evaluaciones y calificaciones para orientar las políticas públicas anticorrupción.

El combate a la corrupción requiere además de la participación activa de la sociedad. Quiero reconocer también a los ciudadanos ejemplares, que tuvieron el valor de denunciar actos de corrupción lo que permitió que como gobierno actuáramos.

En especial, reconozco el trabajo, la valentía, la labor de aquellos ciudadanos que participaron en el programa “Usuario Simulado”, que tan sólo en este año logró la detención de 17 servidores públicos en 14 operativos exitosos de combate a la corrupción.

Amigas y amigos:

Este es un buen momento para reflexionar, y hacer una convocatoria a la autocrítica por parte de los distintas autoridades de los gobiernos federal, estatal y municipal para avanzar y fortalecer en los mecanismos, instrumentos y estrategias, con una nueva visión que permita transitar al diseño e instrumentación de políticas públicas con una visión más integral en beneficio de todos y cada uno de los ciudadanos.

La corrupción en México abarca un amplio espectro de causas, efectos y múltiples formas de actuación. Socava las instituciones y valores de nuestra democracia, la ética y el Estado de derecho, y compromete en gran medida el desarrollo de nuestro país.

Los indicadores nacionales e internacionales, que buscan medir los niveles de corrupción en los distintos países, han contribuido a que entendamos mejor la dimensión y complejidad de este problema.

Nos han mostrado que para un combate efectivo a este problema se requiere de la participación de autoridades en sus distintos órdenes de gobierno, a empresarios también, académicos, medios de comunicación y sociedad civil, para construir políticas públicas sólidas para la prevención y combate a la corrupción, además de la construcción de una nueva cultura de integridad y legalidad entre gobierno y sociedad.

En suma, debemos transitar hacia un nuevo pacto social e institucional a favor de la transparencia, la honestidad, la integridad y, sobre todo, un frente común en el diseño e instrumentación de políticas encaminadas a la prevención y combate a la corrupción, con un nuevo compromiso institucional.

Debemos de generar en la sociedad mexicana un sentimiento de rechazo, de repudio, de intolerancia a la corrupción.

Debemos inculcar en los niños y jóvenes que un país con futuro es aquel que ve en el aprecio a la cultura de la legalidad, en el Estado de derecho su mayor fortaleza.

Debemos al mismo tiempo, como gobiernos, coordinarnos de manera más eficiente y mostrar toda la fuerza del Estado en contra de la corrupción.

Este es nuestro mayor reto, y es nuestra mejor responsabilidad.

Muchas gracias.

Siendo las 11:43, del 9 de diciembre de 2009, declaro formalmente inaugurados los trabajos de esta conferencia.

Última actualización el Miércoles, 09 de Diciembre de 2009 14:38
 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad