Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP
Inicio - Sala de Prensa - Diciembre 2009 - Discurso 17/12/09 LVG

Discurso

PALABRAS DEL INVESTIGADOR DEL INSTITUTO PARA LA SEGURIDAD Y LA DEMOCRACIA, A. C., LUIS VILLALOBOS GARCÍA, GANADOR DEL PRIMER LUGAR DEL PREMIO INAP, POR SU INVESTIGACIÓN “ADMINISTRACIÓN, REFORMA Y RENDICIÓN DE CUENTAS POLICIAL EN LA DEMOCRACIA”

17 de diciembre de 2009

Documento | Galería

Muy buenos días:

Ciudadano secretario de la Función Pública, Contador Público, Salvador Vega Casillas, le saludo afectuosamente y  le agradezco su hospitalidad para realizar esta ceremonia y recibir a la comunidad del INAP, así mismo, le solicito cordialmente que por su conducto, le haga llegar un afectuoso saludo al señor presidente Felipe Calderón.

Maestro José Castelazo, presidente del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Administración Pública. Miembros del jurado del premio y asociados del INAP. Honorables miembros del presidium, familiares y amigos que hoy nos acompañan, señoras y señores.

Es para mi un honor estar el día de hoy con ustedes en esta ceremonia de entrega del premio del Instituto Nacional de Administración Pública.

A l o largo de su historia, el premio se ha constituido como el reconocimiento al necesario trabajo académico que se realiza sobre el manejo de los asuntos públicos, pero ¿por qué estudiar a la Administración Pública? ¿cuál es su utilidad?

La administración pública se articula como el espacio de coincidencia entre gobernantes y ciudadanos. A nuestra disciplina le corresponde el estudio del manejo de los asuntos que nos concierne a todos, de tratar de resolver los problemas que compartimos. Por esto resulta necesario y urgente el mantener una sostenida agenda de análisis académico de la función pública: del éxito que se obtenga en las diferentes políticas y programas, depende el garantizar la calidad de vida de la sociedad mexicana.

El otorgar el primer lugar a esta investigación, representa el reconocimiento de la importancia que la función  policial y la seguridad pública ha ganado en la agenda del país, y la necesidad de mejorar y profesionalizar a todos los actores que participan en estas funciones. Esta profesionalización deberá estar basada necesariamente en sustentos académicos y metodológicos, lo cual posibilite emprender procesos de reforma sostenidos de la función policial y gubernamental en México, que conduzcan hacia desempeños ejercidos en términos democráticos.

El trabajo presentado partió del intento de resolver algunas interrogantes: ¿cómo es la Administración Pública y la policía que queremos? ¿Qué hay que hacer para restaurar el distorsionado vínculo entre la sociedad y sus gobernantes y policías? ¿cómo podemos los ciudadanos participar en la definición y la mejoría de las políticas y de la agenda de seguridad?

Particularmente, el estudiar los problemas de los asuntos públicos y de la inseguridad me representa una necesidad académica: consideró que en México la sociedad no valida la forma en que las corporaciones de seguridad ejercen su mandato, y que existe una ruptura histórica entre la sociedad y su policía: No nos vemos reflejados en nuestra policía ni en nuestros gobernantes.
Este escenario establece la necesidad de conformar procesos de rediseño progresivos y sostenidos de estas instituciones. ¿pero hacía dónde orientar este trabajo? ¿con qué criterios?

La democracia nos da la respuesta: la función pública y la policía deben regirse bajo principios democráticos tales como el respeto irrestricto a la ley, la atención de las demandas ciudadanas de seguridad, el respeto a los derechos humanos, transparencia ay rendición de cuentas, y una función pública orientada a la consecución de resultados.

Con este último punto, quiero decir que si bien es importante adquirir más patrullas, mejorar el sueldo de los policías y los funcionarios, realizar más auditorías, proponer más iniciativas de ley y aprobarlas, o implementar más programas de superación a la pobreza; lo verdaderamente importante es que las concisiones de vida y de seguridad en el país mejoren, que tú y yo y que todos nosotros estemos y nos sintamos más seguros, que vivamos mejor.

No es posible suponer que la consolidación de nuestra democracia se conseguirá con administraciones públicas y corporaciones de policía débiles, ya que un elemento para analizar la capacidad de gobernar Estados, es decir, para estudiar la gobernabilidad mexicana, es precisamente analizar la eficacia de los gobiernos para asegurar y posibilitar el Estado de derecho y la seguridad.

La mayoría de las estrategias de reforma policial o de la administración pública se centran en modificaciones del marco legal o en incrementar los mecanismos de control, pero se le ha dado poca importancia al cambio de las actitudes de las personas: el tema de reforma de la función pública es más difícil y complicado, es el cambio de la cultura policial, la forma en que la policía entiende y ejerce el mandato que le es conferido, la manera en que se relaciona con sus mandos, la sociedad y con otros policías.

Esto constituye un cambio íntimo y personal de cada policía y de cada funcionario público. Propongo que la estrategia de cambio más viable, es la educación: el aprendizaje modifica permanentemente el comportamiento de las personas, por lo que es posible afirmar que alguien al educarse literalmente se transforma en “otro”, de ahí que sea posible afirmar: sólo mejores hombres harán mejores policías y mejores gobernantes.

Hora bien, el Estado de derecho, una democracia funcional, la seguridad pública, la procuración de justicia, el crecimiento económico o una administración pública eficiente, no son fines en sí mismos, ya que estos temas comparten y conforman una agenda mayor que las integra y les da sentido: el desarrollo nacional.

Por desarrollo proponemos una nueva perspectiva: la construcción de condiciones sociales que garanticen la posibilidad de cumplir con nuestros proyectos de vida individuales y la realización de nuestro proyecto de nación: De esta manera, el desarrollo nacional aspira a tener ciudadanos felices y realizados.

Es necesario dejar de denostar al servicio público. Cualquiera que sea la perspectiva analítica respecto al manejo de los recursos públicos, es necesario partir de considerar que el gobierno y sus dependencias no son el enemigo. Son las herramientas más efectivas que como sociedad hemos construido para tratar de atender nuestras necesidades.

Agradezco a las instituciones en las cuales participo y a las cuales ha estado vinculado por el apoyo brindado: la Facultad de Economía de la UNAM, el Instituto para la Seguridad y la democracia, el Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

El pertenecer desde ahora a la comunidad del Instituto Nacional de Administración Pública representa para mí todo un orgullo, u gran honor, así como una gran responsabilidad.

Mil gracias a todos.

 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad