Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP
Inicio - Sala de Prensa - Enero 2009 - Discurso 08/01/09 CDVT

Discurso

MENSAJE DE CECILIA DEYANIRA VELÁZQUEZ TELLO, GANADORA DEL PRIMER LUGAR DEL CONCURSO PARA IDENTIFICAR EL TRÁMITE MAS INÚTIL

México, D.F., a 8 de enero de 2009

Documento | Galería

Señor Presidente de la República, Licenciado Felipe Calderón Hinojosa;

Distinguidos miembros del presidium;

Señores y señoras:

Primeramente quiero agradecer el espacio que se me da para poder externar lo que ha significado esta experiencia en mi vida y en la de mi familia, no sólo por el hecho de haber ganado el primer lugar, sino por el beneficio que esto implica, por las consecuencias y los alcances que este concurso tendrá no sólo para mí, pues estoy segura de que impactará de manera positiva en la forma en que se conciben y se realizan los trámites actualmente en las dependencias del gobierno, tanto en el ámbito de lo federal como de lo local.

Todos los ciudadanos que requerimos realizar un trámite ante una dependencia de gobierno tenemos el derecho de ser atendidos con respeto, con educación, cortesía, pero lo más importante, que se dé la debida atención y solución  al problema planteado.

Pero si así no fuese, debemos saber que existen los mecanismos para corregir las inconsistencias detectadas, existen instituciones que protegen estos derechos, ante quien podemos acudir para ser escuchados tratándose de la actuación de servidores públicos, específicamente la Secretaría de la Función Pública, quien se encarga de revisar que esa actuación de los servidores públicos se realice correctamente.

Todos los ciudadanos tenemos el derecho de acusar, de exigir o señalar cuando no se nos respeta, no se nos atiende; pero también es nuestra obligación. No debemos permitir que malos servidores públicos se aprovechen de su posición o de su puesto, esa gente no la necesita nuestro país, pues son un lastre que nos impide progresar.

En mi experiencia me he dado cuenta que muchas veces se realizan trámites que verdaderamente son inútiles. Un trámite que puede resolver una sola persona, en muchas ocasiones pasa por tres o cuatro manos, lo que lo hace tardado, improductivo y engorroso.
 
Los usuarios de los servicios somos los que a diario nos damos cuenta del cúmulo de trámites inútiles; sin embargo, el servidor público que está del otro lado del escritorio hace su trabajo tan mecánicamente que no le interesa que nosotros perdamos tres días en realizar un trámite.

Para ellos es muy fácil decir “regrese en una hora porque el que firma está en una junta” o “regrese mañana porque la persona encargada no vino y no hay quien le resuelva su problema”.

Muchos de ellos sólo se preocupan por recibir su paga, y tristemente dejan a un lado la verdadera razón por la que están en ese lugar, el servicio público.

El servidor público, como su nombre lo indica es el que sirve, el que atiende, resuelve, el que ayuda, ¿a quien? pues a nosotros, a los que solicitamos su servicio. Es por eso la trascendencia de este ejercicio que permitió ubicar esos trámites engorrosos e inútiles que lo único que hacen es gastar recursos innecesariamente.

Yo agradezco que nuestras autoridades nos volteen a ver, que se interesen en nosotros, que les preocupe mejorar una parte tan sensible como lo es la atención al ciudadano, porque muchos de ustedes son servidores públicos, pero también en muchas ocasiones se convierten en usuarios y requieren la atención de otro servidor público; al final todos somos ciudadanos con los mismos derechos y las mismas obligaciones.

El servidor público debe tratar a la gente como quisiera ser tratado, se debe crear conciencia de que la persona que está solicitando de sus servicios es porque tiene la necesidad de hacerlo.

Es por ello que también aprovecho para sugerir que no solo se prepare al servidor público en su área de trabajo, tal vez hay gente que es especialista en su área de trabajo, pero nadie le ha enseñado a tratar a la gente, deben aprender a tratar con respeto al ciudadano. Desafortunadamente en muchas ocasiones los servidores públicos que tienen trato directo con el público usuario, son los menos preparados o capacitados para hacerlo.

El servidor público en la actualidad debe cambiar su mentalidad, ya no deben existir puestos comprados, heredados o dados por amistades o compadrazgos, eso ha traído como consecuencia el tener malos servidores públicos, sin vocación y a veces sin los conocimientos adecuados para realizar su trabajo y todo esto evidentemente afecta a nuestro país, porque hay recursos mal aplicados, gente incapacitada que recibe un sueldo, papeleos innecesarios, que se traduce en el gasto inútil de recursos que bien podrían aplicarse en otras necesidades.

El trámite que yo realizo cada mes ante el Instituto Mexicano del Seguro Social es para el surtimiento de un medicamento denominado Gammaglobulina, con el fin de que este sea comprado y que por ser un medicamento controlado el trámite  me lleva mínimo 4 días realizarlo, desde que me entregan la receta hasta que el medicamento es aplicado a mi niño que padece Agammaglobulina de Bruton.
Este trámite pasa por ocho manos, entre sellos, autorizaciones y copias, pero ellos dicen que así debe de hacerse, que no hay otra opción. Pues yo creo que sí hay otras posibilidades, que sí hay forma de mejorar ese servicio.

Es por eso que yo participé en este concurso con la convicción de que sí se puede mejorar este trámite y evitar la utilización de recursos inútilmente, y no sólo por mí, sino por los miles de beneficiarios del IMSS que padecen lo mismo que yo.

Por lo anterior, lo que propongo como solución al trámite que planteo es la realización de un registro en el cual se especifique el nombre del paciente, el medicamento que requiere, la dosis y con qué frecuencia debe tomarlo, con el fin de que el hospital tenga en existencia los medicamentos requeridos de acuerdo a dicho patrón, verificando mensualmente la vigencia del usuario de manera interna, sin que sea el derechohabiente el que tenga que estar de fila en fila solicitando sellos y sólo se requiere una computadora con una base de datos actualizada.

Todo paciente tiene un expediente en donde se verifica su estado de salud continuamente, por lo tanto, no es necesario que cada vez que necesitamos un medicamento tengamos que ir con el médico tratante exclusivamente por una receta., pues si estamos vigentes en el registro, administrativamente el hospital sabe cuándo debe estar disponible nuestro tratamiento y médicamente hay un expediente en donde se demuestra la necesidad del tratamiento y las revisiones constantes.

A pesar de lo anterior, también me he encontrado con servidores públicos de excelencia, gente a la que le gusta su trabajo, entre ellos quiero mencionar y agradecer al Dr. López Loyola, jefe de Pediatría y a la Dra. Silvia Osorio, pediatras ambos, del Hospital General de Zona Número 32, quienes a veces saturados de trabajo, me escuchan, me atienden y sobre todo, me resuelven el problema que les presento. Pero sobre todo a Lupita, enfermera de Urgencias de Pediatría, desconozco su apellido, pero sé que se llama Lupita, quien siempre realiza su trabajo con dedicación, amor y paciencia. Es para mí un ejemplo de servicio.

Gracias nuevamente y espero que este tipo de convocatorias sirvan para que nuestro país sea mejor cada día, que los mexicanos busquemos la excelencia en nuestra vida personal y profesional, siempre persiguiendo el bien común en el rol que nos toca desempeñar dentro de nuestra sociedad.

Gracias.

 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad