Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP
Inicio - Sala de Prensa - Julio 2011 - Sesión 4 12/07/11
Indice del artículo
Sesión 4 12/07/11
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Todas las páginas

Sesión 4

Mesa de Diálogo “Prolongando la reforma al sector público: evaluación, transparencia y comunicación”, llevada a cabo en el salón “José María Morelos y Pavón” de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en esta ciudad

México, D.F., a 12 de julio de 2011 | Documento | Seminario OCDE-SFP | Sesiones de la segunda jornada

Intervenciones:

Moderador:

  • José Roberto Zacapa Chinchilla, Secretario General y Encargado de Asuntos Legales, Ministerio de la Secretaría de la Presidencia (Honduras)

Presentadora: Es así como damos inicio a la mesa de diálogo “Prolongando la reforma del sector público: evaluación, transparencia y comunicación”, no sin antes informarles que el personal de staff podrá facilitarles papeletas para formular sus preguntas, mismas que podremos responder en la sesión que tenemos 15 minutos antes de concluir con este panel.

Antes de iniciar con esta sesión, me permito presentarles a José Roberto Zacapa Chinchilla, Secretario General y Encargado de Asuntos Legales del Ministerio de la Secretaría de la Presidencia de Honduras, quien será el moderador de esta mesa.

El 2 de febrero de 2010 fue nombrado Secretario General y Coordinador de Servicios Legales de la Secretaría de Estado del Despacho Presidencial y Presidencia de la República de Honduras.

Asimismo, desde abril de 2005 es propietario y Director de la Oficina de Servicios Legales, con la especialidad en materia administrativa.

Anteriormente sirvió como asesor legal del Ministro de la Secretaría de Estado en los despachos de obras públicas, transporte y vivienda, de la República de Honduras y fue catedrático de la Universidad Católica de Honduras, impartiendo clases de derecho administrativo y derecho procesal administrativo.

Es maestro de educación primaria por la Escuela Normal Mixta, profesor José Miguel Chinchilla Solís, y licenciado en ciencias jurídicas y sociales y abogado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

José Roberto Zacapa Chinchilla: Muy buenas tardes a todos y a todas. Un agradecimiento muy especial a la Secretaría de Función Pública de la República de México, a la OCDE, por brindarnos esta valiosa oportunidad para adquirir conocimientos y experiencias de diferentes países, principalmente México, que sin duda amplían lo que son los efectos y los beneficios de eventos como el que tenemos en este momento, muy trascendental.

A su vez hago extensivo un saludo muy especial del Presidente de la República de Honduras, don Porfirio Lobo Sosa, Presidente de la República, que ha tenido una tarea titánica en mi país porque es el heredero después de la crisis política sufrida en el año 2009 y a quien le ha correspondido realizar profundas transformaciones institucionales, principalmente en transparencia de las instituciones del gobierno de la República para evidenciar al pueblo y acercar al pueblo a un tipo novedoso de gobierno para que podamos reconciliar y podamos provocar la unidad en la sociedad hondureña después de esa crisis institucional y política que sufrimos.

Después de desarrollar los paneles anteriores me dispongo a tratar de ser concluyente. Simultáneamente por ser el último panel que se nos ha encargado, en principio tenemos que hacer un reconocimiento que es necesaria la reforma regulatoria del gobierno implementando simultáneamente un gobierno electrónico y la profesionalización de los servidores públicos.

Todo ello nos lleva a un sector público con alto desempeño, mismo que pueda ampliarse, inclusive a los gobiernos locales y a la ciudadanía. Todo ello son los planos para construir un sector público eficiente y trasparente. Creo que esa es la medida de poder concluir con toda la temática desarrollada hasta este momento.

La terea no termina en eso, la tarea apenas ha sido concebida en su aspecto formal, en su aspecto teórico. La parte más complicada es la ejecución, la que está ahorita en proceso, inclusive en México que tiene tanto adelanto, como ha sido descrito desde que empezó este seminario.

Pero la tarea no sólo es ejecutar, sino volver sostenible, sino que actualizar, perfeccionar y eso solamente puede hacerse mediante la evaluación, mediante la apertura hacia la sociedad, hacia la ciudadanía, la apertura mediante la transparencia, mediante la comunicación, mediante la facilitación de acceso de la ciudadanía a las reformas regulatorias institucionales que se puedan estar ejecutando.

Quiero simplemente robarme un minuto para exponerles que gracias a Dios en el desarrollo del evento pude comprobar que mi país muchos de los instrumentos y experiencias aquí compartidas han sido ya concebidas en mi país y se encuentran en fase de ejecución muchas de ellas, por lo tanto en mi país hemos estado haciendo esfuerzos efectivos y eso lo he venido a comprobar a lo largo de este evento tan importante.

La evaluación y la transparencia y la comunicación prologan, efectivamente, lo que es la reforma, permite que se puedan corregir errores, permite que se pueda sostener en el tiempo la reforma institucional integral. Ese es el tema que se nos ha delegado como último tema a desarrollar en este panel.

Y para ello, sin más preámbulos, presento a los panelistas que a lo largo de su sobrada capacidad y experiencia podrán desarrollar este tema ampliamente para compartir con ustedes sus conocimientos y sus experiencias adquiridas con antelación.

Los presento en un orden de presentación que tienen ya dispuesto: la señora Lilian Susana Soto, Ministra Secretaria Ejecutiva de la Secretaría de la Función Pública del Paraguay; Jacqueline Peschard, Comisionada Presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos de México; José Antonio Torre, Subsecretario de Competitividad y Normatividad de la Secretaría de Economía de México; Nilda Rojas  Bolívar, Secretaria de Gestión Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros del Perú.

Quiero, solamente, antes de ceder la palabra, compartir un dato que se me escapaba y que para nosotros los hondureños es muy importante:

Hace una semana terminó en mi país del Informe de la Comisión de la Verdad que se integró con patrocinio de la Organización de Estados Americanos y ha presentado a la sociedad y al Gobierno de Honduras el informe de lo sucedido, la verdad sucedida durante la crisis política y 88 recomendaciones institucionales.

Lo digo para motivar e incentivar a la OCDE para que puedan prestarle asistencia al gobierno de la República que sea necesaria, voy a procurar promover eso, porque en este momento tenemos el mejor escenario y la coyuntura más importante para poder realizar transformaciones institucionales hacia un sector público más transparente.

Sin más preámbulos, cedo la palabra a la señora Lilian Susana Soto, quien puede tomar la palabra.

Intervención de Lilian Susana Soto Badaui, Ministra Secretaria Ejecutiva, Secretaría de la Función Pública (Paraguay)

Lilian Susana Soto Badaui: Muy buenas tardes a todos, a todas. Muchas gracias por la invitación a la Secretaría de la Función Pública de México y a la OCDE.

Voy a abordar el tema de este panel de la evaluación y la comunicación en los procesos de reforma de la administración pública desde la experiencia de Paraguay en dos procesos específicos de transformación que se están llevando a cabo en nuestra sociedad a partir del gobierno que asumió en agosto del 2008.

En esta presentación, por una parte, contextualizaré primero en qué marco se está desarrollando este proceso y, posteriormente, informaré sobre algunos elementos de estos dos procesos que se están desarrollando, para ir luego a algunas ideas sobre la evaluación y la comunicación y, finalmente, comentarles sobre algunos de los instrumentos de evaluación y de los mecanismos de comunicación que estamos utilizando.

En cuanto al contexto y es importante hacer esta contextualización, efectivamente, porque cuando estamos hablando de un proceso de transformación en la administración pública en cualquiera de sus componentes y hoy me voy a referir específicamente al componente de las personas y al componente de las estructuras, por supuesto que aquel ambiente en el cual se desarrolla esta transformación es fundamental porque determina varias cuestiones que son las que iré abordando cuando les muestre cuáles son estos elementos que estamos intentando transformar.

Lo primero que es necesario comentar es que en abril del 2008 gana las elecciones en Paraguay una coalición de centro-izquierda, después de casi 60 años de gobierno monopartidario.

Este gobierno monopartidario, este gobierno monopartidario incluyó 35 años de una dictadura militar, cruel y sangrienta, y que tenía como base conceptual de sustentación una trilogía Estado-partido de gobierno-fuerzas armadas, esto nada más y nada menos que sustentó toda la construcción de la administración pública en el Paraguay, y en consecuencia adquirió las características de una administración pública feudal, patrimonialista, clientelar y excluyente.

Las características de una administración pública de esta, con estas denominaciones o con estos elementos que estuve mencionando, por supuesto que son muy claras. En muchos países de América Latina también, en nuestro país específicamente, esto se caracterizó en cuanto a las estructuras institucionales, por tenerlas en una lógica feudal, ¿qué implica esto? Tenemos hoy 80 instituciones que se manejan cada una de ellas de forma prácticamente aislada, y sin coordinaciones, dependientes cada una de ellas, y reportando directamente a la Presidencia de la República; cuando no existen instancias de coordinación, evidentemente se produce un manejo feudal de cada una de estas instituciones, sin unidireccionalidad de las políticas públicas, y sin posibilidades de una coordinación cierta al no existir las estructuras y los mecanismos al respecto.

Tenemos que, por supuesto, las instituciones son opacas, es decir, hay pocos mecanismos de transparencia, y tenemos escasos mecanismos de participación ciudadana y mucha duplicación de funciones. Cuando se construye una institucionalidad que va acumulando simplemente creación de diversas instancias o entidades, se producen duplicaciones de funciones, y esto hace a la opacidad de las instituciones públicas en general de la administración pública, en un contexto en el cual por supuesto que a la ciudadanía se le vuelve mucho más difícil entender lo que sucede dentro de la propia administración pública, y a partir de ello, difícilmente se relacione con la administración pública.

En cuanto a las características de la gestión de personas, en un Estado patrimonialista y feudal, creo que todos y todas conocemos qué es lo que ha sucedido en nuestra América Latina, y en Paraguay específicamente esto ha sido muy claro: las personas en realidad han sido consideradas recursos, una suerte de cosificación de las personas que trabajan en la administración pública, en consecuencia un cambio paradigmático clave, es pasar a tratar de la gestión de personas y no de la gestión de recursos humanos. Tenemos por supuesto el prevendarismo y el clientelismo como elementos fundamentales, a cambio de un empleo público, existe el compromiso de las personas de colaborar con proyectos políticos. Tenemos un autoritarismo muy extendido en la administración pública, escasa participación del propio funcionariado público, en todo lo que hace a la definición de las políticas públicas y a un trabajo que no sea, no vaya más allá de cumplir órdenes, en muchos de los casos, y por supuesto sectaria y discriminatoria.

Esos elementos de la gestión de personas, son aquellos que han contextualizado todo lo que hace a la administración pública de nuestro país. Si estos dos elementos, estos dos componentes de la administración pública intentan ser modificados, tenemos que llevar adelante procesos que efectivamente busquen estos cambios.

Quiero comentarles a partir de esto, dos de los procesos de transformación en que nos encontramos en el Paraguay; el primero de ellos es el que denominamos el “Proyecto de innovación estructural del Poder Ejecutivo”, ¿qué busca este proyecto? Busca producir cambios en la estructura institucional de más alto nivel del Poder Ejecutivo. Si antes mencioné que existen alrededor de 80 instituciones reportando directamente a la Presidencia de la República, y sin instancias de coordinación, la modificación debe justamente abordar esto y, en consecuencia, reordenar el organigrama de alto nivel e instalar aquellas instancias de coordinación, de participación ciudadana, de transparencia.

Y el otro es el proceso de profesionalización del funcionariado público que, por supuesto, como en todos nuestros países, busca construir un servicio civil profesional, basado en el mérito y la igualdad.

Quiero dejar algunas ideas respecto al tema de la evaluación, creo que todos nos vamos a referir seguramente a estas cuestiones más conceptuales, pero lo que hace a la evaluación cuantitativa y cualitativa evidentemente en los procesos de reforma es más importante que en cualquier otro proceso probablemente, porque permite construir mensajes muy claros, y esto no es fácil cuando estamos hablando de transformación de la administración pública.

Muchas veces pensar en lo que hace a la gestión de personas o lo que hace a las estructuras no se visualiza como muy cercano a la ciudadanía en cuanto a la provisión de servicios.

En consecuencia, es necesario que construyamos mensajes claros. Cuando hay evaluación tenemos  posibilidades de construir esos mensajes claros, por supuesto nos permite rendición de cuentas sobre transformación del estado que tampoco es fácil. Cuando estamos hablando de cambios en la administración pública tenemos que poder decirle a la ciudadanía cuáles son esos cambios que se producen, si antes no teníamos información y hoy la tenemos de cuántas instituciones estamos teniendo información, nada más contundente que una curva que muestre que en el año tal existían tantos concursos públicos de oposición en la administración pública y al año siguiente eso ha subido en un porcentaje de 10, 15 ó 20 por ciento.

En consecuencia, la evaluación es fundamental porque permite mostrar los avances, y el otro elemento clave es que permite que se apropien sectores no públicos de un proceso que, lo repito, no es fácil de comprender en nuestra sociedad, sobre todo en sociedades como la mía en donde el debate sobre lo público, sobre el rol de lo público y sobre el propio concepto de lo público y del estado ha permanecido durante mucho tiempo en ámbitos muy restringidos o incluso no se ha dado ni siquiera a nivel educativo, y evidentemente sin evaluación no hay posibilidades de tener comunicación.

Y respecto a la comunicación algunas de las ideas que me gustaría dejar acá se refieren a lo siguiente:

Por una parte lo que ya mencioné anteriormente, permite vincular los procesos de transformación a los servicios que recibe la ciudadanía. Cuando nosotros hoy hablamos del proceso de innovación estructural y decimos es difícil que haya una política integral respecto a las personas con discapacidad porque no existe una estructura responsable de diseñar esa política, entonces se comprende por qué cambiar la estructura es importante, por qué la modificación estructural se puede en realidad considerar un elemento fundamental de provisión de servicios o de generación de políticas públicas.

Por supuesto que atenúa la desigualdad cuando hay gran cantidad de información y ésta está simplemente restringida a nuestras oficinas es difícil que se democratice esa información, y con un proceso de comunicación que en  muchos casos puede ser a bajo costo, esto se puede socializar con mucha mayor facilidad.

Y dos elementos que me parecen importantes es que puede contribuir a generar sentido crítico más allá de la información mediada por los medios de comunicación empresariales y mostrar un rostro que muchas veces se desconoce del sector público, por ejemplo el trabajo que se realiza en diversos ámbitos para tratar de generar instrumentos que mejoren la provisión de servicios.

Algunos de los instrumentos de evaluación que estamos utilizando en el proceso de profesionalización, el primero por supuesto planes estratégicos con indicadores cuantitativos y cualitativos, medios y publicados periódicamente; tres o cuatro de ellos son claves, el porcentaje de ingresos del empleo público a través de concursos públicos de oposición en comparación con la cantidad total de ingreso en el sector público, la cantidad de instituciones que reportan datos con todos los elementos que permiten un monitoreo y la satisfacción ciudadana con la atención. Eso muestra a la gente la utilidad un proceso de transformación.

Y el otro instrumento que nos está siendo muy útil es el que denominamos el índice de gestión de personas, un conjunto de 109 indicadores que abordan todos los subsistemas de la profesionalización y se basa en una serie de dimensiones que luego se miden en, se traducen en indicadores de buenas prácticas, y con este índice estamos midiendo a cada una de las instituciones públicas, lo cual nos posibilita a ver cuál es el desarrollo de cada uno de los subsistemas de la profesionalización.

Los mecanismos de comunicación que estamos utilizando, uno de los elementos más claves es el involucramiento directo de organizaciones no gubernamentales y partidos políticos en los procesos de construcción de los mismos planes y del seguimiento.

El índice de gestión de personas, IGP, el que les mencioné recién, está siendo medido con el apoyo de organizaciones no gubernamentales, de organizaciones de la sociedad civil que en consecuencia –digamos- tienen claramente internalizados cuáles son los elementos que hacen a la buena práctica en la administración pública en el proceso de profesionalización y muchos mecanismos directos a través de correos, reuniones, entrevistas, foros en la Web y, por supuesto, con procesos periódicos de rendición de cuentas. Esto es simplemente para que vean ustedes algunas de las cuestiones que se refieren a la comunicación en uno de los proyectos que les mencioné, el de innovación estructural, más de 120 gremios han participado en todo el proceso en una serie de reuniones, de audiencias y más de 350 personas e instituciones reciben periódicamente todo lo que hace a la información respecto a este proyecto.

Finalmente, termino diciendo lo siguiente: Evidentemente no hay proceso de transformación que se produzca sin una base conceptual y las bases conceptuales, las digamos o no, están claramente presentes en todo aquello que buscamos transformar y en la forma en que transformamos.

En Paraguay hoy nuestra apuesta es a repolitizar el Estado. Y cuando estamos hablando de repolitizar el Estado no estamos hablando de volver al Estado nuevamente a ese Estado de cooptación por parte de los partidos políticos, sino a lograr que el Estado nuevamente se convierta en esa organización política que recupere y construya nuevos bienes públicos y algunos de ellos que los ha dejado de lado durante todos los procesos en los cuales el Estado mínimo fue el paradigma en nuestras sociedades y, por supuesto, también lograr que el Estado como organización política asuma su carácter de instrumento de igualdad.

Muchas gracias.

Regresar al incio de la sesión


Última actualización el Martes, 12 de Julio de 2011 18:43
 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad