Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP

Discurso

DISCURSO DEL SECRETARIO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA (SFP), SALVADOR VEGA CASILLAS, DURANTE LA PRESENTACIÓN DEL MANUAL GENERAL DE AUDITORÍA GUBERNAMENTAL ANTE ÓRGANOS INTERNOS DE CONTROL (OIC) DEL GOBIERNO FEDERAL

México, D.F., a 8 de septiembre de 2010 | Documento | Comunicado | Entrevista | Galería

Muy buenos días a todos, distinguidos miembros del presidium, señoras y señores, invitados.

Hace poco más de un año concluimos el rediseño organizacional de la Secretaría de la Función Pública, en el que modificamos más del 60% de los perfiles y de las funciones de puesto de cada servidor público de la dependencia.

Esto significa que hoy debemos hacer el 60% de nuestras tareas de un modo distinto a como lo veníamos haciendo.

Dentro de la Subsecretaría de Control y Auditoría de la Gestión Pública que dirige don Rafael Morgan; creamos la Unidad de Control y Auditoría a la Obra Pública, la cual tiene como objetivo fundamental que las acciones de infraestructura que el gobierno federal ejecute se realicen en tiempo, costo y calidad; es decir, orientamos el control y la auditoría para garantizar la correcta aplicación “en tiempo real” de la inversión pública. El resultado es que se lograron resolver problemas que tenían detenidas mil 355 obras.

Además, fortalecimos y rediseñamos la Unidad de Operación Regional y Contraloría Social en su área de fiscalización de fondos federales en gobiernos locales, focalizando de manera estratégica los programas anuales de auditoría.

El resultado es que pasamos de recuperar 50 millones de pesos anuales, ya depositados en la caja, es decir, que ya sonó la caja de los impuestos de los gobiernos locales a la Federación, pasamos de esos 50 millones de pesos a más de 400 en lo que va del año.

En cuanto a la Unidad de Auditoría Gubernamental emprendimos un rediseño institucional empezando desde cero, en el que rehicimos los perfiles, configuramos una nueva estructura organizacional, además de emprender este año la planeación en cada órgano interno de control, para determinar el programa anual de auditoría en función de los riesgos de corrupción.

El resultado es que pasamos de 20 personas denunciadas penalmente, el año pasado… a 464 en lo que va del año; es decir, en los años pasados se denunciaba penalmente a 20 personas, este año llevamos 464 con auditorías como la de Ferronales que detectaron actos de presunta corrupción por mil 800 millones de pesos; en Pemex Refinación por más de mil millones de pesos, en PMI por 13 millones de dólares, en FOVISSSTE por más de 500 millones de pesos, o en la SEP, que aunque el monto es menor, hay más de 190 involucrados.

Adicionalmente, el Presidente Calderón nos instruyó a rediseñar el modelo de auditoría del gobierno, para orientarlo a prevenir la ineficiencia y la corrupción; que sea el motor de transformación del gobierno y a detectar los actos de corrupción.

Este proceso de rediseño del modelo de auditoría hoy tiene un nuevo componente. Las bases generales de Auditoría Gubernamental, un documento que hoy presentamos y que establece, como su nombre lo indica, el nuevo modelo de auditoría.

En el marco de la estrategia de “tala regulatoria” nos dimos a la tarea de inventariar y revisar toda la normatividad interna que el gobierno se otorgó para operar consigo mismo.

Detectamos como ustedes ya saben que para operar administrativamente existían más de 7 mil normas, las cuales son sustituidas por 9 manuales.

Dejamos sin efecto decenas de ordenamientos en materia de auditoría y más de 50 que los propios órganos internos de control se habían emitido que no tenían ninguna razón de existir.

El primer objetivo de la emisión de las Bases Generales es eliminar normas que no tienen ninguna justificación su existencia y que solamente complican la labor de auditoría y que nos enredan todos los procesos.

El segundo objetivo de la emisión del documento rector en materia de auditoría es darle orden y solidez procesal a la labor de la fiscalización.

Las bases dejan perfectamente claro cuáles son los requisitos y pasos en el proceso de auditoría, homologan su práctica en toda la Administración Pública Federal.

Finalmente, lo que buscamos es darle sentido estratégico a la auditoría del gobierno, estableciendo la etapa de planeación como un componente primordial.

Así que otras de las cosas que vamos a estar pendientes en las revisiones es que no se vuelvan a hacer, como se hacen en muchos casos, la misma auditoría que se ha hecho durante los últimos diez años al capítulo mil en el que todo mundo sabemos que no existe nada que hacer, así que vamos a estar pendientes de que las auditorías se hagan estratégicamente, que no sean solamente un requisito en el que solamente le pedimos documentos y documentos y documentos a todas las áreas, cuando ya sabemos resultado, que efectivamente no hay nada.

Porque el proceso de auditoría, se hace muchas veces, hay que decirlo; como un recorta, pega y gana, agarras todo lo que tenías anterior, lo vuelves a hacer este año y hay mandas una INAUDIBLE, lo que queremos es focalizarnos en las auditorías, hacer menos auditorías.

Pero también tenemos que dejar bien en claro cuáles son las reglas para hacer, porque esto se presta a mucha confusión.

Yo les quiero platicar una anécdota que me sucedió o que nos sucedió cuando trabajábamos en el puerto de Lázaro Cárdenas, en donde un día… porque luego cuento algunas historias de las auditorías y algunas las doy por ciertas, esta que les platico es cierta porque nos ocurrió a nosotros.

Trabajábamos en el puerto de Lázaro Cárdenas y alguien en la secretaría tal dio la orden de que había que buscar hacer un mapa de los riesgos de las entidades y tomar medidas decisivas para frenarlos, para controlarlos y para minimizarlos.

Cosa que nuestro auditor tomó como un llamado a las armas y entonces pues pasamos algunos meses discutiendo con él por qué no, como él sugería, podíamos poner cañones en las grúas, para el caso de una invasión, eso fue el resultado de la orden.

Él creía que lo que había que hacer cuando no hay mayor riesgo que ser invadidos en la patria, y quién mejor que el contralor para detenerlos… entonces había que poner cañones en las grúas que fue el mejor lugar que se le ocurrió, porque se veía muy lejos…

Bueno pues esas cosas pasan, y nos pasaron he, a mi me pasaron, aquí el ingeniero Paratore tuvo que hacer dote de todas sus artes de negociación para convencerlo que no era muy prudente hacer esas cosas y ni levantarnos en armas sino que simplemente había que buscar dónde había oportunidades de corrupción y contenerlas, revisar qué se podía hacer en esos casos, dónde hubiera esas posibilidades de corrupción.

Pero bueno, la patria no fue invadida y nosotros no tuvimos que salir al frente a la defensa, pero esas son las cosas que hay que ver, entre otras cosas lo que queremos evitar con estos manuales es que cada quien entienda lo que quiere de las órdenes que se dan y cada quien hacía las auditorías como quería.

Y luego tenemos el problema de que se cierra la auditoría y resulta que no le preguntaron, entonces a qué vamos… si no tiene la manera de acreditar las responsabilidades porque la auditoría nunca le preguntó a los otros o si había una presunción de actos que pudieran ser motivos de una sanción penal… una denuncia penal, pues nunca se… nunca se hizo el trabajo, que es distinta la administrativa de la penal, para poder recabar todos los datos y presentar las dos denuncias.

Si no que se hace solamente con la mentalidad de la auditoria, por eso estamos cambiando todas las reglas de operación de cómo se hacen las auditorías tendrán que pasar antes a ser revisadas, porque además las auditorías ya forman parte también de las pruebas y de los elementos que se toman en los juicios por los tribunales.

No solamente, a parte de que tiene que ver con la sanción, no solamente es la parte legal, también la auditoría se toma en cuenta, entonces tenemos que mejorar eso y para eso, es uno de los principales… cosas con las que está diseñado este manual.

Cada año se realizan tres mil 500 auditorías por parte de la Secretaría y los órganos internos de control; es decir, a la semana se concluyen en promedio cerca de 60 auditorías y se emiten más de 12 mil observaciones; de las cuáles el 70% son por falta de cumplimiento de las normas internas y solamente el 5% detecta algún acto de corrupción.

Es decir, por eso nos fuimos al fondo de las normas, porque el gobierno emitía y emitía y emitía normas y nosotros las revisábamos y las revisábamos y después no podían cumplir con ellas y estábamos nosotros dedicados a revisar que las normas que se ponía el gobierno las cumplieran, cosa que no hacían y entonces los sancionábamos por ellas, un círculo vicioso y ya le dimos corte con la emisión de los manuales y la contención de la nueva normatividad.

Con la entrada en vigor de los manuales generales y la eliminación de ya más de 12 mil normas que propiciaban más de 8 mil 500 observaciones; el trabajo de fiscalización nuestro se debe de transformar también.

Es decir, lo que quiero es dejarles bien en claro que no podemos seguir haciendo las mismas auditorías, ni podemos hacer el mismo número, ni debemos hacer el mismo número, debemos hacer menos auditoras pero focalizadas, no quiero saber de los que tienen auditando el capítulo mil durante doce años cuando saben que no hay una sola observación ahí, quiero auditorías focalizadas, para mejorar o para los actos de corrupción.

Y mucho menos de las que… la auditoría no debe ser considerada una molestia para la administración pública, que siempre lo será, ciertamente, pero no se trata de solamente hacer un acto de molestia, sino de buscar lo que debemos de buscar, buscar la corrupción, de hacer que la auditoría sea un complemente de la investigación, documentar los actos de corrupción.

Entonces, la meta es hacer menos auditorías, pero tener mayores resultados.

Y además, quiero dejar en claro, reiterarles la estricta prohibición a los auditores a que promuevan mediante sus recomendaciones el uso de la emisión de nuevas normas.

No pueden recomendar que hagan una nueva norma para cada excepción, estamos haciendo lo contrario, no pueden volver a montar otra vez lo que ya desmontamos, además está prohibido, tendrían que pasar por la Secretaría para poder emitir una nueva norma.

Así que quiero que tengan muy en cuenta este tema porque tampoco se vale que por un lado el funcionario tenga prohibido emitir una nueva norma y el auditor lo presione para que lo haga, el trabajo nuestro es revisar y cuando se encuentren cosas que hay que mejorar, entonces se van a mejorar en los manuales en los casos administrativos para que sea la misma norma que tenemos, la única, nada más perfeccionada, el incrementar, el mejorar los manuales; nos permitirá adicionalmente ir eliminando nuevas normas.

En la Secretaría estamos también creando en la propia Secretaría y en algunos órganos internos de control, entes de auditoría especializados; como en informática, en asuntos financieros y la propia Unidad que fiscaliza a las obras públicas.

Hay más de 3 mil auditores gubernamentales en la estructura del Ejecutivo Federal, y lo que deseamos que estén los mejores 3 mil de todo México; que promovamos la calificación de la práctica del auditor gubernamental.

Por ello, estamos trabajando con los colegios y agrupaciones de auditores para definir el modelo idóneo de certificación de capacidades y habilidades.

Sin embargo, yo les puedo decir que para los auditores gubernamentales que hacen auditoría de gobierno por mi experiencia personal como auditor y como funcionario, yo creo que el principal requisitos es que tengan “olfato”, que no hagan las auditorías simplemente de manual que tengan “olfato” para saber dónde está la corrupción, dónde está lo que está mal y ahí es hacia donde se dirijan en sus auditorías

Y lo que hay que tener también es creatividad, que se les da por supuesto libertad en los manuales y además la tenacidad para seguir sus casos hasta el final, para armarlos perfectamente bien y que se puedan sostener en los tribunales.

Y debemos ser mucho más auditores de campo y no solamente de gabinete, en sus programas de revisión es de suma importancia que den mayor peso a la revisión de las obras y acciones, no solamente a los documentos, salgan a la calle, vean cómo están las cosas, no todo es revisar de gabinete.

La corrupción es un acto oculto, si pretendemos detectarla solamente con la evidencia documental, solamente lograremos observar los errores de registro o desviaciones a la norma, no vamos a encontrar ahí la corrupción, no nos dejan una carta diciéndonos lo que se robaron, entonces tenemos que ser… tener mucho más olfato, mucho más malicia a la hora de hacer las revisiones.

Y por último, quiero instruirles al cuerpo de auditores del Ejecutivo Federal a tener una mayor y más estrecha coordinación con las áreas de sanción cuando el resultado de la auditoría detecte corrupción y con las áreas de mejora cuando sus conclusiones arrojen necesidades de transformaciones organizacionales o de procesos.

Si queremos darle utilidad real a la auditoría, debemos asegurar la cadena de valor; la labor del auditor no termina con la solventación de observaciones; si hay corrupción concluye con una sanción impuesta y si hay ineficiencia, concluye con la mejora del proceso.

Amigas y amigos:

Hace más de un año iniciamos el proceso de transformación de la Secretaría de la Función Pública, hoy con orgullo, en el marco del IV Informe de gobierno observamos que los resultados alcanzados son históricos para el gobierno federal.

No es suficiente, sin embargo es necesario acelerar el paso y orientarnos en forma más estratégica en la labor de fiscalización.

Pero más importante es transformarnos nosotros mismos para estar en sintonía con la nueva Secretaría de la Función Pública.

Se modificaron estructuras, se modificaron procesos, se modificaron normas; y lo que está en marcha, y lo que nos falta, es el cambio más importante, el que garantizará la permanencia de la mejora de esta estrategia, es el cambio de actitud de todos nosotros, eso es lo que nos falta ahora hacer.

Y quiero y no dejar pasar la oportunidad de dar un sincero reconocimiento al subsecretario Rafael Morgan, por todos los cambios que promovió y hoy son una realidad en materia de auditoría y que no me queda ninguna duda va a haber un antes un después en la auditoría pública en esta empresa que ha dirigido, con mucho éxito don Rafa, va a haber un antes y un después.

Muchas gracias y felicidades.

Última actualización el Miércoles, 08 de Septiembre de 2010 13:55
 

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad