SFP

Ponencia

Versión Estenográfica de la Ponencia del C.P. Salvador Vega Casillas, en el marco del Foro Nacional de Contabilidad Gubernamental, llevado a cabo en el Salón Valparaíso del Centro Banamex.

México, D.F., 25 Octubre de 2011.| Documento

Presentador: Agradecemos al Secretario de la Función Pública sus mensaje inaugural.

Ahora, le solicitamos dar inicio con su Conferencia Magistral denominada “La Contabilidad Gubernamental desde la Perspectiva del Control, la Transparencia y la Rendición de Cuentas”, para lo cual me permito presentar una breve semblanza curricular.

Es contador público por la Universidad de Michoacán; realizó estudios de Postgrado en Dirección y Gestión Pública Local por la Universidad Carlos Tercero, de Madrid; una Especialidad en Finanzas en la Universidad de Michoacán, y un Diplomado en Mercadotecnia Política en el ITAM.

Ha desempeñado distintos cargos administrativos en Lázaro Cárdenas, Michoacán; fue diputado local de Michoacán, donde presidió la Comisión de Hacienda y fue miembro de la Comisión Inspectora.

También ha sido diputado federal, donde fue Secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior del a Federación; Secretario de la Comisión de Investigación al Instituto para la Protección al Ahorro Bancario; Secretario de la Comisión de la Función Pública e integrante de las Comisiones de Marina y de Transportes.

Antes de convertirse en Titular de la Secretaría de la Función Pública fue Secretario de la dependencia.

Adelante, por favor, Secretario.

C.P. Salvador Vega Casillas: Muchas gracias.

Vamos a hablar un poco del tema de la Contabilidad Gubernamental, lo que se viene en el tema de la Contabilidad Gubernamental. Yo quisiera hacer algunas reflexiones muy breves sobre todo de qué tanto contribuye la Contabilidad Gubernamental a la transparencia, la rendición de cuentas y el control.

La primera respuesta que tenemos es valorar qué tanto se puede hacer en estos temas con la Contabilidad Gubernamental; y esto es importante, por supuesto, tener, cumplir con esto, pero también de ser, como dije ya, enfocarnos mucho a la transparencia a la hora de orientar la Contabilidad Gubernamental a rendir las cuentas y adoptar los principios de contabilidad que sea una contribución importante para que los gobiernos sean más eficaces y eficientes. Y es algo que no debemos de perder de vista.

Muchas veces cuando se hace la contabilidad estamos pensando más en una información, en ocasiones y me parece que este es un defecto que tenemos luego los contadores, me incluyo ahí, y que cuando se están haciendo los registros contables generalmente se nos olvida uno de los temas importantes en la contabilidad.

La contabilidad, la información contable no es para quien la elabora, es para quien la lee, para quien la usa; y este es un tema que muchas veces se nos olvida a la hora de hacer la contabilidad.

Tenemos una contabilidad perfectamente técnica que nadie entiende más que nosotros mismos, si tenemos una contabilidad, si te presentamos unas cuentas así, pues no sirven; debe de ser elaborada pensando en quien la usa. Recordarán, seguramente tengo aquí muchos colegas, que ese es uno de los principios básicos, la información es de quien la lee.

Por lo tanto, si nosotros tenemos una información que sea útil para quien la está leyendo, entonces tenemos información con utilidad social, es decir, que quien lee esa información le puede dar un uso, una utilidad para su vida diaria incluso. Más adelante pondré algunos de estos ejemplos.

Y también el poder tener una información de calidad en la contabilidad lo que hace es orientar más fácil, por ejemplo, las labores de fiscalización, pero también se permite que se focalicen los esfuerzos en asuntos mucho más estratégicos.

Y hablemos primero del tema de la Eficiencia y de la Eficacia. Por supuesto que el generar información financiera, presupuestal y programática facilita y mejora la toma de decisiones.

Y este es un tema verdaderamente importante, si ustedes ven las decisiones que se toman en el gobierno, para tomar cualquiera de las decisiones, si queremos tomar una decisión en materia de educación pública tenemos que tener los registros para ver cómo se está gastando, cuándo se está gastando, cuánto se han destinado recursos a estos programas y después poderlo contrastar contra los resultados que se han obtenido en el otro lado.

Si no tenemos esta información perfectamente procesada y clara, entonces es muy difícil tomar decisiones.

Esa es uno de los principales usos que debe de tener la contabilidad, vuelvo al mismo tema, no es para nosotros los que hacemos los registros, no es para el contador que hace el registro, es para que quien tome decisiones pueda tomarlas en base a la información que se presente después de procesar la contabilidad.

Y otra de las cosas es que sea oportuna, porque podemos tener toda la información perfectamente procesada, muy bien presentada, pero si la tenemos cuando ya no es útil pues no sirvió de nada.

Es decir, también debemos de asegurarnos que los procesos de contabilidad que se vayan implementando sean prácticamente en línea con los sistemas que tenemos actualmente disponibles en el mercado no deberemos de tener ningún problema para tener registros de este tipo en todos los gobiernos.

Por otro lado, también nos sirve por supuesto para hacer comparaciones entre los gobiernos. Cuando tenemos una contabilidad armonizada podemos tener comparativos entre los gobiernos para compararnos con otros gobiernos para ver qué tan eficientes somos.

Recordarán, los que son contadores, que hay algo que le llamamos el “Estándar de la industria”, por supuesto, aquí no existe el estándar del gobierno porque no existe información estandarizada.

Nosotros no podemos saber, por ejemplo, cuál es el porcentaje del costo de operación de una Secretaria de Educación Pública en un estado porque no sabemos exactamente cómo están los demás estados, porque la información se procesa de manera distinta.

Y eso no nos permite compararnos para saber si podemos mejorar en un área o en otra, o en cualquier otro tipo de decisiones.

Por otro lado, también en la contabilidad gubernamental lo que nos ayudará es para evaluar la gestión, es decir, poder comparar cómo estamos trabajando, gestionando, administrando el propio gobierno. Esto no se puede hacer si no tenemos información útil, derivada de la propia contabilidad.

Y por supuesto hacer trabajos de análisis comparados de políticas públicas.

Esto parte de un segundo reto también, que es que la información de calidad que aporte el proceso contable sea útil en los procesos de programación y en los de planeación.

Es decir, si tenemos nuestra contabilidad bien hecha, nuestros resultados bien presentados, por supuesto que podemos planear en base a esos resultados. Si no tenemos esto, difícilmente podemos planear bien.

Cuando en un gobierno se toman decisiones basadas simplemente en suposiciones y no en los registros, por supuesto que muchas de estas políticas están destinadas al fracaso.

Por otro lado, también hay que rediseñar los procesos de gestión, una vez que tenemos la contabilidad nos sirve para rediseñar todos los procesos de gestión ayudando a tener mayor eficacia y mayor orden.

Y muchas veces, yo les aseguro, cuando estemos empezando a implementar, cuando estén empezando a implementar estos esquemas de contabilidad en muchos de los gobiernos, que no lo tenían o que tenían un método distinto o que prácticamente no se tenía registro, les va a obligar a repensar muchos de los procesos con los cuales se trabaja.

Es decir, va ayudar también a aumentar la eficacia de la gestión.

Y también, por supuesto, todo esto abona en poner en orden el ejercicio público, que este es uno de los temas que tenemos en los gobiernos locales, en el Gobierno Federal incluso: Cuando se tienen bien registrados y se tiene en proceso lo que podemos tener es un orden.

Eso nosotros lo vemos todos los días cuando hacemos las revisiones en el Gobierno Federal, en los gobiernos locales, de que vemos que muchos de los temas hay mucho desorden, entre otras cosas porque no hay procesos de registros contables, sino que se lleva todo en expedientes, sin tener los registros bien hechos de todo lo que se procesa en los gobiernos.

Miren, el hacer un registro contable te lleva muchas veces a repensar todos tus procesos.

Yo les pongo el ejemplo de la entrada en vigor de la Ley de Transparencia, una vez que entró la Ley de Transparencia en vigor, obligó a toda la administración pública a repensar todos los tabuladores para que se armonizaran, es decir, la entrada de esta ley te obliga a repensar muchas de las cosas que estás haciendo.

Por el otro lado nos ayuda, por supuesto, a inhibir las prácticas de corrupción cuando tenemos información clara, ordenada y transparente; es mucho más fácil saber en dónde buscar temas de corrupción cuando tenemos información confiable y clara.

Para muchos de ustedes, aquí están todos los contralores de los estados, eso nos facilitará el trabajo, por supuesto, el saber exactamente cómo están las cuentas y saber exactamente cómo planear las auditorías.

El simple proceso del registro y ordenar toda la información inhibe muchas de las prácticas, no solamente es para la fiscalización, sólo el registro te inhibe las prácticas.

Porque finalmente cuando hay mucha oscuridad, confusión en las cuentas públicas, en buena parte lo que te hace es que te genera incentivos para las desviaciones a la ley, para la corrupción.

Por otro lado también, una de las cosas que es importante a la hora de implementar este nuevo esquema de contabilidad, es involucrar a la sociedad en los ejercicios de fiscalización, vigilancia y participación social.

Esto, por supuesto, lo que ayuda es al gobierno, primero a estar más cerca de los propios ciudadanos pero por el otro lado a los ciudadanos a sentirse confiados en que la información que les presenta su gobierno, las cuentas que le presenta su gobierno son cuentas en las que puede confiar y este es el papel principal.

Incluso, se los puedo decir, que esa es la parte digamos, que esa es la utilidad política de la contabilidad gubernamental, el poderle presentar a la propia sociedad información, que ellos se sientan que es confiable y que pueden confiar, por lo tanto, en las cuentas que les está presentando en cuanto al patrimonio, en cuanto a los activos, en cuanto a los pasivos, en cuanto a la deuda del Estado.

Por ejemplo, el tener esos registros bien hechos hace que los ciudadanos confíen en que las cuentas están bien presentadas y, por lo tanto, su dinero está siendo bien usado.

Otro de los temas es, que creo que va ser uno de los grandes retos aquí, es llevar los registros contables, encuestas específicas del activo, de los bienes muebles e inmuebles destinados al servicio público, va ayudar a tener la certeza del patrimonio y a eficientar, por supuesto, la administración patrimonial.

Parece un asunto menor, pero de verdad cuando uno ve muchas de las contabilidades gubernamentales, especialmente las locales -hay que decirlo- resulta que no tenemos ni idea, no se tiene ni idea de cómo está el patrimonio de los gobiernos.

En muchos municipios y estados todo esto, sobre todo en municipios está en pañales todo, ya no digamos la contabilidad gubernamental; no hablamos de contabilidad gubernamental porque allí me parece que ni siquiera existe en la mayoría de los casos el registro, el simple registro del patrimonio.

Por supuesto esto a lo que lleva es al descontrol y la pérdida de muchos de estos activos, porque ni siquiera se sabe dónde están ni siquiera se sabe que se tienen; muchas veces son propiedades que son vendidos por particulares, que se desaparecen con los cambios de administración, porque ni siquiera hay un registro. Este es uno de los temas que yo creo que son de los más importantes.

A ver, yo escucho muchos o ciertos temores a la hora de decir: Va a decir muy difícil, por ejemplo, para los gobiernos locales, especialmente para los municipios el tener una Contabilidad Gubernamental, porque va ser muy difícil llevar el registro de los activos, de los pasivos, de la deuda, del patrimonio de todos los registros que se llevan en una contabilidad, y escucho como que de veras va ser un reto verdaderamente complejo.

Yo no estoy de acuerdo con ese asunto. Primero, no solamente no estoy de acuerdo porque me parece que el tema del trabajo contable en este país está perfectamente o muy plenamente desarrollado.

Nosotros podemos ir a una tienda en la esquina y comprar un sistema de contabilidad que nos permita llevar todo esto, por unos cuantos miles de pesos; podemos encontrar profesionales en contabilidad prácticamente en todo el país.

No tendríamos ningún problema para cubrir los perfiles profesionales, para poder poner a alguien que nos haga los registros contables.

A mí me parece que no es un asunto digamos que debería de preocuparnos tanto; debería de preocuparnos, lo que debe preocuparnos es el trabajo que hay que hacer, eso sí, porque primero deberemos de saber por lo menos cuánto tenemos en el patrimonio, para empezar a registrar.

Ese allí donde está el trabajo duro, la labor ardua, no difícil, porque me parece que hay suficientes contadores en el país; prácticamente en todos los estados, prácticamente en todos los municipios, a quienes podemos recurrir para hacer todos estos procesos de contabilidad.

No necesariamente lo tenemos que hacer con quien ha hecho siempre los registros anteriores; tenemos que abrir la mente y buscar la manera de acercarnos de profesionales.

Ahora, puede parecer muy ardua toda esta labor. En realidad es difícil. A ver, deberíamos de preguntarnos: Aparte de lo laborioso que es, que eso sin duda lo será porque tenemos en muchos de los estados y municipios, sobre todo en los municipios, mucho trabajo sin hacer en esto y hay que hacer lo que no se ha hecho durante muchos años; eso ciertamente.

¿Pero es de verdad difícil?

Miren, yo siento que no solamente no es difícil, sino que además es injusto lo que está sucediendo.

Pongámonos a comparar con ¿qué obligaciones tiene una empresa para pagar sus impuestos? Y ¿qué obligaciones tiene un municipio o un estado para gastarse esos impuestos?

Solamente pongámonos a pensar eso. Y me parece que es una injusticia mucho de lo que está pasando, porque cualquier contribuyente que gane o que tenga ingresos de más de 4 millones de pesos al año está obligado a llevar una contabilidad en forma, en donde debe de llevar sus activos, los debe de llevar si son circulantes, lo que tiene en la caja, hacer sus conciliaciones bancarias, saber cuánto es la deuda que tiene, la diferencia de corto plazo con el largo plazo.

Debe de saber todo el patrimonio, los registros de sus vehículos, los registros de sus propiedades, las amortizaciones de los mismos, las reservas que debe de hacer, los pagos de los impuestos. Y por el otro lado, los pasivos exactamente igual más todo el patrimonio.

Un contribuyente que ingresa, no que gana, que tiene ingresos de más de 4 millones de pesos. No encuentro una sola razón para que los municipios que ejercen miles de millones de pesos lleven una contabilidad simplificada que consiste en registrar entradas, salidas y saldo como solamente lo lleva el Régimen Simplificado para pagar impuestos.

No me parece que exista prácticamente ningún pretexto para que todos los gobiernos tengamos nuestras cuentas en orden, nuestras cuentas limpias y nuestras cuentas bien presentadas.

Y cualquiera de estas empresas para pagar sus impuestos poder recurrir a un sistema, puedes recurrir a cualquier contador en cualquier parte del país y lo hacen.

Y pueden llevar incluso su contabilidad en su propio negocio acudiendo prácticamente a la tienda de la esquina a comprarse un Sistema de Contabilidad.

Así que me parece que a veces cuando escucho estos asuntos que: “Va a ser muy complicado y no vamos a poder, y de dónde vamos a encontrar expertos”, pregúntenle a cualquiera que no sea un changarro, y cualquier empresa le podrá decir cómo hacerlo, empresa pequeña, incluso, mediana.

Porque desgraciadamente si nosotros comparamos, muchos de los municipios, la contabilidad que se llega para gastar cientos o miles de millones equivalen a la contabilidad que Hacienda le exige a un changarro.

Así que, me parece que esto lo podemos solucionar sin ningún problema y que a veces lo que nos sentimos abrumados por decir: “Pues es que nunca lo hemos hecho”, es algo que se hace todos los días en el país, que ya cientos, miles de profesionistas que lo saben hacer y que hay muchísima ayuda para poderla hacer.

Por otro lado también, está el tema del Control de los Recursos orientados a los fines del Estado y no de los procesos, que ese es otro de los temas que tenemos que ver.

En los gobiernos tenemos la tendencia a meternos en todo, en orientarnos hacia los procesos que tenemos que hacer. Si nosotros les preguntamos a muchos de los funcionarios o de los servidores públicos ¿qué haces en el gobierno? Y te dicen: “Pues contesto tantos oficios al año”. Y eso ¿cómo para qué sirve?

Entonces estamos muy orientados al tema de los procesos, tenemos que orientarnos a los temas estratégicos, a los fines que tiene el Estado, que tiene el Gobierno, vincular las medidas de control y administración de riesgos con los fines superiores, es decir, los fines que tiene el Gobierno deben de unidos con todos los procesos que tenemos que hacer con este sistema de contabilidad.

Y organizar, por supuesto, la información de manera sistémica para rendirla en la periodicidad establecida que son cada tres meses y con un retraso no mayor de 30 días.

Esto se puede hacer perfectamente en cualquiera de los estados, en cualquiera de los municipios, y en cualquiera de los gobiernos; simplemente poniendo esquemas básicos de registros contables.

Y por supuesto, lo que nos va a facilitar es tener series históricas para facilitar los análisis de los gobiernos y, por supuesto, debe de ser información oportuna para poder tomar decisiones.

Por otro lado, también es importante que la información que se presente, la información que se transparente tenga una utilidad social, es decir –y vuelvo al mismo tema del inicio-, la información no es para quien la hace, es para quien la lee.

Tenemos que ver la manera de presentar la información de tal forma que les sea útil a todos los que la leen, no solamente a los contadores que la hacen.

Por otro lado, hay que armonizar los sistemas de transparencia, no sólo los métodos del registro contable. Es decir, no solamente no basta con tener los registros contables armonizados, también debemos tener los sistemas de transparencia armonizados, de tal manera que sea fácil buscar información, procesar información, encontrar esta información.

Es decir, una cosa es tener la información y otra cosa es que sea localizable. Esa es la gran diferencia, eso es lo que tenemos que hacer para poderlo armonizar.

Los procesos para publicitar la información deben estar homologados; es decir, lo que se registra en la contabilidad, que se registre igual en todos los gobiernos y también debe ser publicado en la misma forma. Si no, no nos va a servir de nada.

La otra es que internamente en los gobiernos haya interoperabilidad de la información; es decir, que se pueda cruzar y procesar esta información.

Por supuesto que una recomendación que me parece es muy buena es tener en formatos abiertos la publicidad de la información.

En el Gobierno Federal ya hemos publicado un acuerdo de interoperabilidad y de datos abiertos en donde toda la información que el Gobierno produce está hecha en formatos que pueden ser exportados por cualquier persona y está disponible para cualquiera.

Es decir, no tenemos que limitarnos a que en la información que tenemos en las bases de datos del Gobierno nosotros digamos qué es lo que se publica o de qué forma se publica.

Aquí no estamos hablando solamente de cumplir con la ley, estamos hablando de que la información que está en el Gobierno no le pertenece al Gobierno, le pertenece a todos los ciudadanos. Por lo tanto, pueden jalar las bases de datos y trabajarlas como les plazcan, sin esperar a que el Gobierno procese esta información.

Hay mucha información en las bases de datos que es útil para los ciudadanos y que el gobierno no tiene la capacidad o ni siquiera sabe que se pueden usar en otras cosas porque no sabe todas las utilidades que se le pueden dar.

Pongamos todo en datos abiertos y que los ciudadanos puedan bajar toda la información, llevarse a sus casas las bases de datos, manipularlas, sacar la información que quieran, hacer estudios socioeconómicos, hacer estudios de lo que quieran o simplemente tomar decisiones de qué hacer con su negocio para saber si les conviene o no meterse en algún negocio o lo que quiera el ciudadano.

Eso hemos hecho en el Gobierno Federal, creemos que es una gran medida que se puede aplicar una vez que vamos a tener sistemas de contabilidad y de registro homologados.

Por otro lado, la información también debe motivar ejercicios de evaluación integral. Hay que generar incentivos en la participación social de la fiscalización y evaluación de la gestión.

Es decir, la contabilidad, el proceso del registro contable debe ser un proceso integral hasta poder evaluar qué pasó con las acciones del Gobierno, empezando desde los registros contables hasta poderlo comparar con los resultados que han tenido los Gobiernos en cada una de las políticas públicas para poderlas -por supuesto- mejorar.

Por otro lado, los procesos de evaluación generados a partir de información contable armonizada, deben contribuir a elevar la calidad de la evaluación y sobre todo sacar conclusiones más objetivas, simplificar los procesos de evaluación, entre otras cosas.

Las labores de vigilancia y fiscalización se deben de simplificar y se deben focalizar al tener un sistema de contabilidad integral, que eso finalmente también beneficia no solamente a quienes somos los fiscalizadores sino también a quien está siendo auditado.

El tener tus cuentas en orden, el tener tus cuentas claras le facilita la labor de fiscalización a quien lo está haciendo, por supuesto, pero también le deja mayor certeza a quien está siendo auditado porque tiene su información registrada, tiene su información completa.

Cuando los auditores llegan, revisan y resulta que tienen una caja con el expediente, la verdad es que muchas de las cosas están sujetas al criterio del contador y entonces, quien empieza a estar en riesgo es quien está auditado.

El no tener las cuentas claras no les ayuda, eso es algo que muchas veces no se entiende porque miren: A veces se piensa que no tener las cuentas claras puede ser beneficioso a la hora de una auditoría. Pues no, es lo peor que les puede pasar, porque entonces quedan sujetos al criterio del auditor y si el auditor dice: “Pues para mí que no”. Pues entonces es no, porque esa es la decisión de quien la audita.

Y teniendo los registros, todo mundo puede estar perfectamente seguro de que la información que tiene está validada y además debe de ser tomada en cuenta en las circunstancias y en el modo en que fueron registradas.

Así que me parece que este es un tema también que se debería analizar a fondo.

El registro de la información a quien más le conviene es a quien ejerce el gasto, no es a los fiscalizadores.

Por supuesto, a nosotros nos facilitar la labor pero no está diseñado para que los fiscalizadores lo tengamos más cómodo el trabajo, en realidad le da certeza a quien esté ejerciendo el gasto.

Por otra parte, al contar con información de calidad nos ayuda a orientar mejor la labor de fiscalización -como ya lo dije- pero, sobre todo, hay un tema importante, le ayuda al gobierno la información de contabilidad a focalizar sus esfuerzos en los asuntos estratégicos.

Cuando no se tiene una información confiable de toda la operación del gobierno es prácticamente imposible tomar decisiones estratégicas, porque simplemente no se tiene información para poderlas tomar.

Esa es una de las grandes ventajas de los registros contables.

Y por supuesto, la contabilidad gubernamental debe mantenerse bajo el marco del control, la transparencia y la rendición de cuentas, es decir, la contabilidad gubernamental no funciona estando aislada de la transparencia, de la rendición de cuentas y del control.

Esto se ha logrado en los gobiernos que han adoptado una política de gobierno abierto, de abrirles toda la información a los ciudadanos.

Y les puedo decir con certeza, el Gobierno Federal, el Gobierno de México va por ese camino, sé que los gobiernos locales están haciendo el esfuerzo por ir también por ese camino.

Pero en este momento, en el que estamos tomando decisiones para realizar los registros de Contabilidad Gubernamental, estas son las cosas que debemos tener en la mente cuando estamos haciendo nuestro trabajo.

Y sobre todo, la armonización contable debe de servir para tener mejores gobierno. Así de simple, debe de servir para tener mejores gobiernos, para mejorar la eficiencia y para mejorar la eficacia.

Muchas gracias.

Última actualización el Martes, 25 de Octubre de 2011 11:44
 
Contador Presenta tu queja o denuncia IFAI Infomex

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad