SFP

Ponencia

Versión Estenográfica de la Ponencia del C.P.C. Armando Plata Sandoval, en el marco del Foro Nacional de Contabilidad Gubernamental, llevado a cabo en el Salón Valparaíso del Centro Banamex.

México, D.F., 25 Octubre de 2011 | Documento

Presentador: Ahora, después de las opiniones y comentarios que hemos escuchado hasta este momento, los cuales nos permiten conocer los retos a los que se enfrentan los municipios para consolidar los trabajos de armonización, entre los que destacan la utilización de sistemas, orientados a hacer más eficiente el registro de sus operaciones económicas y del patrimonio municipal, la heterogeneidad de costumbres, sistemas, infraestructura, capacitación son tan diversas como la misma realidad del país.

Por lo tanto, nuestra última conferencia de hoy, denominada “La automatización del sistema de contabilidad gubernamental en los municipios” será muy interesante para tener mayor información sobre este tema.

Para esto, me permito presentar a nuestro ponente, el contador público certificado Armando Plata Sandoval, Coordinador del Grupo de Sistemas del Comité Consultivo del CONAC y Vicepresidente electo del sector gubernamental del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Es contador público certificado, maestro en gestión pública aplicada, además de contar con estudios de maestría en impuestos.

En el ámbito institucional fue Presidente del Consejo Directivo del Colegio de Contadores Públicos de Santillo, A.C. en el periodo 1992 a 1993.

Es socio activo del Grupo Saltillo del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas; miembro académico de la Academia Mexicana de Auditoría Integral y al Desempeño; Vicepresidente del Sector Gubernamental del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Actualmente es Coordinador Nacional de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior e Integrante del Comité Consultivo de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior.

De 1994 a la fecha ha ocupado diversos cargos en el Gobierno del Estado de Coahuila, tales como Director General de Fiscalización, Subcontador Mayor de Hacienda, Coordinador de Asesores de la Secretaría de Finanzas, Subsecretario de Auditoría Gubernamental de la Secretaría de la Función Pública y actualmente es el Auditor Superior del Estado.

Adelante, por favor, contador Plata Sandoval.

C.P.C. Armando Plata Sandoval: Buenas tardes a todos.

La plática que voy a sostener con ustedes en la última hora de esta primera jornada es referente a los sistemas de información financiera aplicables a los municipios, en este caso, en la última parte de mi plática vamos a conversar un poco sobre la experiencia que desde el año 2002 hemos sostenido en los 38 municipios del estado de Coahuila y que hemos derivado esta misma aplicación a los esquemas paramunicipales y algunos paraestatales del mismo Gobierno del Estado de Coahuila.

La plática consta de cinco temas, hasta cierto punto genéricos, salvo uno de ellos que es el relativo al estado de Coahuila.

Primeramente haremos un ligero esbozo sobre la situación actual que prevalece en los municipios del país, no propiamente advirtiendo aspectos específicos, sino tres o cuatro elementos obtenidos en una encuesta realizada en el mes de agosto por el Consejo Nacional de Armonización Contable.

Enseguida platicaremos de los elementos legales y funcionales del sistema de contabilidad gubernamental, con base a las normas de información financiera autorizadas por el Consejo Nacional.

Enseguida platicaremos con respecto a lo propiamente ya un sistema depurado en el estado de Coahuila, pero también hablaremos de padecimientos específicos y generales que prevalecen en el ambiente de gobierno y que hasta cierto punto son un limitante fundamental para que nuestra Ley General de Contabilidad Gubernamental cumpla con todas las demandas que básicamente son demandas de la ciudadanía.

Al final hablaremos de ciertas consideraciones que en lo personal creo que debemos asumir para poder avanzar en este esquema, que contiene envidiables propósitos y que, en mi opinión muy personal, si bien no lo hemos dejado en un completo abandono, sería una injusticia opinar de esa manera, sí considero que se requiere de un esfuerzo adicional muy plausible para que se comiencen a observar productos derivados de la aplicación de la ley.

Voy a hacer referencia, dentro de mi plática, con algunas cápsulas de Peter Drucker, padre de la administración moderna. Murió joven, a los 96 años, en el año 2005; el principal filósofo de la gerencia, principalmente comprometido con los aspectos de la empresa privada, pero del cual también derivamos importantes enseñanzas a lo relativo a gobierno. También algunas cápsulas de Edward Murphy.

Y para poder traer algo de mi tierra voy a hacer también referencia a algunas cápsulas del cronista de la ciudad de Saltillo, don Armando Fuentes Aguirre Catón.

Vamos a iniciar.

¿Qué dice Edward Murphy en su definición de weber? Un experto es aquel que sabe más y más acerca de menos y menos, hasta que termina sabiéndolo todo acerca de nada.

Afortunadamente la Ley de Contabilidad Gubernamental demanda una formación multidisciplinaria para todos aquellos que queramos obrar en beneficio de. Y en ese sentido debemos de trabajar mucho, de la mano las profesiones ingenieriles, administrativas y de todo tipo.

En ese sentido considero que debemos hacer lucha común las profesiones que trabajamos en el sector gobierno, para poder salir adelante en todo este rollo.

Asimismo, dice Murphy: “Robar ideas de una persona es plagio, robar las de muchas es investigación” Lo mío es investigación, me he clavado las ideas de mis amigos, de auditores superiores estatales, compañeros de trabajo con los que hemos trabajado anteriormente.

Podemos asumir que uno de nuestros principales padecimientos es el nivel de cultura o subcultura administrativa que prevalece en nuestros gobiernos, tres niveles de gobierno.

Las organizaciones tradicionales se asientan en una autoridad que manda, las basadas en la información se asientan en la responsabilidad, de ahí que uno de los principales objetivos de la Ley General de Contabilidad Gubernamental es la responsabilización hacia los gestores públicos, medición del desempeño, presupuestación basada en resultados, evaluación basada en resultados.

Al final de cuentas, están respaldados estos objetivos con estos pensamientos de Peter Drucker: “No hay gobiernos subdesarrollados, sino gobiernos mal administrados”

En la siguiente gráfica del Modelo de Gestión Pública Tradicional podemos observar cómo siguen prevaleciendo estas prácticas que en los países avanzados han ido quedando ya en el abandono; sin embargo, estas prácticas siguen siendo materia común en nuestros gobiernos, y como me compete hablar de los locales, diré: mis gobiernos locales.

Regulación. En materia de regulación en nuestro país existe un exceso de reglas, mucho énfasis en el proceso presupuestario y más énfasis en la legalidad y en el cumplimiento de lineamientos.

En el entendido de que nuestros sistemas de información financiera no procuran propiamente el reunir requisitos para poder imputar las fallas en la gestión pública, al final de cuentas nos la pasamos estableciendo lineamientos y más normas y más leyes, simple y sencillamente, complicando el quehacer público y descuidando hasta cierto punto la materialización del ejercicio del gasto.

Función Pública, nuestra Función Pública ha estado más orientada al cumplimiento o satisfacción de las demandas políticas que de las demandas de la ciudadanía.

Hemos hecho muy poco énfasis en las responsabilidades, pero también hay ausencia de motivación para mejoras que debemos de mantener y sostener dentro de la gestión pública.

Hay ausencia de competencia, todo lo que queremos hacer nosotros mismos, no hemos tenido la capacidad de voltear hacia afuera y observar que afuera hay despachos que hacen mejor el trabajo financiero administrativo de algunas de nuestras dependencias, o hay despachos de ingeniería que pueden apoyar mucho mejor en la construcción de expedientes públicos, etcétera.

Objetivos. En nuestra gestión pública tradicional, los objetivos que nos trazamos son vagos, no están cuantificados; nuestros presupuestos siguen siendo incrementalistas.

Hay ausencia de evaluación de la gestión, llegamos a establecer algunos indicadores, pero al final de cuentas una evaluación integral de la gestión sigue siendo materia ausente. Asimismo, una de las principales diferencias en nuestros esquemas de gobierno es la centralización.

Existe un grado sumo de centralización en la gestión y en la toma de decisiones en materia pública.

Dentro de una encuesta, que se llevó a cabo en el Consejo Nacional de Armonización Contable, vemos que de los dos mil 457 municipios, sin incluir las delegaciones del D.F., el 70 por ciento, por así decirlo, 68.7 son municipios con menos de 25 mil habitantes; y el 31.3 por ciento son municipios con más de 25 mil.

En la encuesta donde se solicitaron que nos dieran datos, al Consejo Nacional de Armonización Contable, en materia de cobertura de sistema o en materia de plataformas que se están utilizando en avances, en aspectos sistemáticos, etcétera.

Lamentablemente se tuvo una respuesta del 20.9 del universo de los municipios; 17.6 de los más grandes, y 28.1 por ciento de los municipios pequeños.

En materia de si los municipios tienen cobertura para todas sus unidades municipales, de ese 20.9 que contestó el 51 por ciento dicen que sí tienen cobertura y el 49 por ciento afirman que no tienen cobertura.

En cuanto a clasificadores funcionales, una de las normas de las que les preguntamos si los están utilizando, solamente el 50 por ciento de los municipios afirmaron que cumplían con los clasificadores funcionales.

Siendo que al final de cuentas este tipo de clasificación es una de las clasificaciones de más uso que hemos tenido dentro de la Administración Pública.

Asimismo, por ejemplo, en uno de los esquemas o demandas un tanto más complicados desde el punto de vista técnico en la materia que son los momentos contables, solamente el 14 por ciento de los municipios encuestados afirmaron que sí cumplen con la clasificación o administración de los momentos contables.

Estamos partiendo de una encuesta lanzada por la máxima autoridad en materia de normas de información financiera y en materia de consecución de los objetivos de la Ley General de Contabilidad Gubernamental de todos ellos; del universo únicamente el 21 cumplieron.

Y en este último concepto que les estoy comentando, momentos contables de ese 21, sólo el 14 dice que los está aplicando, ejecutando de manera adecuada.

Yo me puse a reflexionar un poquito sobre esta situación y por ahí me encontré una cláusula que si bien no habla de cumplimiento en materia de Ley General de Contabilidad Gubernamental, podemos extrapolarla a ella.

Dice Catón en una de sus aportaciones: “Un estudio reciente ha demostrado que el 60 por ciento de los varones mexicanos sufren de obesidad”, así como su servidor.

“Un 60 por ciento de los mexicanos sufre de obesidad, quienes forman el restante 40 por ciento también tienen obesidad pero no sufren, les vale madre”.

En ese sentido, muchos de los encuestados en materia de información financiera sufren de deficiencias en materia de información, el 20 por ciento que contestó; el otro 80 le valió chetos (sic).

Sistemas de Contabilidad Gubernamental. Aspectos Normativos.

Dice Peter Drucker: “De la misma manera que la ganancia calibra los negocios, el gobierno requiere de algo que los mida”. No olvidemos que una de las principales dificultades en materia de medición de resultados en los gobiernos es que el común de los insumos no se integran en un producto terminado y siendo que en las funciones productivas empresariales, a final de cuentas el costo variable, el costo directo o mil clasificaciones que existen al respecto se controlan fácilmente con las unidades que entran y unidades que salen.

Dice Drucker: “El trabajo más importante de un ejecutivo es identificar los cambios que ya han ocurrido, lo mismo aplica en la sociedad, como en la economía y también en la política y en el Gobierno”.

Pero en ese sentido, debimos que debemos de cumplir con aspectos legales y normativos en materia de Contabilidad Gubernamental, pero debemos de cumplir auténtica y genuinamente con estos aspectos normativos y legales o si no, precisamente establecer algunas especies de recomendaciones hacia los responsables de analizar, de revisar y, al final de cuentas, darle definitividad o transitoriedad a las normas de las que estemos hablando.

Pero no hagamos, como lo hizo un compadre de las cláusulas de Catón, que dice: “El tipo aquél va por la calle acompañado de una morena despampanante, de una negra despampanante, cuando una señora lo detiene y le dice, con todo de reproche: -‘¿Cómo le va, compradre?, desde que mi comadre murió no lo había visto”’; -‘Pues aquí me ve, comadre’, responde el tipo, tomando por la cintura a la negra… todavía estoy de luto”.

Si con ese tipo de cinismo o de botana de este compadre queremos nosotros cumplir los aspectos normativos y legales en materia de Ley General de Contabilidad Gubernamental, realmente estamos severamente trastornados.

Debemos cumplir con los aspectos legales del Artículo 16 de la Ley General de Contaduría Gubernamental que dice que el Sistema de Contabilidad Gubernamental de las Entidades Públicas deberá sujetarse de manera armónica, delimitada y específica, a sus operaciones presupuestarias y contables derivadas de la gestión pública.

En ese sentido, vamos posteriormente a reparar en una definición o en un concepto de transaccionalidad, en el entendido de que precisamente el tiempo real, el registro automático y la repercusión de esos registros en los estados financieros de la entidad en tiempo real están precisamente basados en esta definición de transaccionalidad.

En la siguiente lámina vemos como el responsable de cada ente público, de lo que es la operación contable, debe ser responsable también de la operación del sistema y del cumplimiento de todo lo dispuesto en materia de ley y también de las normas emitidas por el Consejo.

El artículo 18 en materia normativa también nos dice que el Sistema de Contabilidad Gubernamental debe descansar en principios fundamentales que son los postulados básicos de Contabilidad Gubernamental.

Yo, en lo particular, si bien no considero positivo el que mantengamos una conducta un tanto escéptica sobre los avances que hemos tenido en el ámbito local, veo sumamente difícil que algunos de nosotros digamos que estamos cumpliendo integralmente con todo ello, cuando hasta hace dos o tres años ni siquiera el principio o ahora el postulado de devengo contable o simple y sencillamente otros aspectos que vienen en la ley, como es la consolidación financiera, nos ha seguido propiamente pasado de noche o no lo hemos propiamente aterrizado de una manera adecuada nuestro ámbito gubernamental.

Nos dice el artículo 18 que el sistema es la integración propiamente de postulados, procedimientos, sistemas, normas y procesos, y todo ello es el Sistema Integral de Contabilidad Gubernamental.

En esto debemos reparar entonces, de que al final de cuentas debemos propiamente erradicar aquí el concepto de que la solución en materia de contabilidad gubernamental es una solución informática, cuando la solución informática es solamente una parte, si bien importante de la solución integral pero es una sola parte; tenemos que hablar propiamente de análisis y definiciones de estructuras financieras, que al final de cuentas tenemos el soporte en materia de ley de normas.

Pero también debemos analizar aspectos normativos y sobre todo el análisis de los procesos administrativos de nuestro ente del cual estamos platicando, en este caso municipios y vamos a ver algunos ejemplos más delante.

Dentro de los aspectos normativos en los que se repara más fuerte en el marco conceptual de la Contabilidad Gubernamental, ¿cuáles son los objetivos del sistema?

Rendir cuentas, con calidad y oportunidad.

Informar a la sociedad los resultados de la gestión pública.

Soportar el control patrimonial, ya no nada más reparando en el patrimonio físico, sino con el control patrimonial contable que es el activo y el pasivo.

Permitir la adopción de políticas para el manejo eficiente y eficaz del gasto y del ingreso.

Facilitar el reconocimiento, registro, seguimiento, evaluación y fiscalización de las operaciones financieras, tanto eventos como transacciones, como transformaciones.

Facilitar el control interno, etcétera.

Al final de cuentas los objetivos integrales de la Ley General de Contabilidad Gubernamental es voltear hacia un gobierno que debe ejercer los recursos que capta de una manera adecuada, medible y en bien propiamente del propósito público.

Asimismo, las características fundamentales de los sistemas es ser único, uniforme e integrador.

Estamos hablando de que la práctica de los sistemas que se componían por un número muy amplio de subsistemas, que el de recaudación, que el de fiscalización, que el de ejecución fiscal, etcétera, etc. al final de cuentas ahí no estamos hablando de un sistema integrado.

Que pudiera ser parte de un sistema integrado, eso sí, pero tiene que hacerse un esfuerzo fuerte para poder llamarle así, sistema integrado.

El registro automático de los momentos contables: Seis momentos en el egreso, cuatro momentos en el ingreso y estamos hablando registro de manera automática.

Interrelación automática también de los clasificadores presupuestarios.

Facilitar registro y control de los inventarios y también de la construcción en proceso, etcétera, etc.

Tendremos que abandonar aquellas prácticas que en términos contables le llamamos “Del cargo directo a resultados” para que en todo caso de aquellos materiales o consumibles, de importancia relativa, controlarlos efectivamente en nuestro depósito o almacén, metiendo también métodos de evaluación, métodos de control, inventarios, etcétera. Generar en tiempo real estados financieros y procesar y generar los informes financieros utilizando tecnologías de la información.

El Sistema de Contabilidad General descansa propiamente en cuatro pilares, que es la lámina que sigue; uno de ellos es el Sistema de Contabilidad Gubernamental como tal.

El siguiente, la ley nos marca y nos hace mucho énfasis en el registro y la valuación del patrimonio del estado. Uno de los conceptos reiterativamente asumido dentro de las áreas de opacidad que año con año actualiza la Auditoría Superior de la Federación, de acuerdo con los resultados de la revisión de las cuentas públicas o de la Cuenta Pública Federal, es precisamente la escasez o la ausencia de control en materia patrimonial.

Otro de los pilares fundamentales es el devengo contable. En ese sentido, vemos cómo las prácticas de los gobiernos de retrasar o negar o malversar los registros contables para poder demostrar una aplicación del equilibrio presupuestal, al final de cuentas debe de quedar debidamente desterrado con la aplicación técnica del devengo contable.

Asimismo, en materia de cuenta pública la Ley General de Contabilidad Gubernamental atinadamente contiene la información mínima de que debe constar la cuenta pública de los tres niveles de gobierno.

El siguiente tema habla del Sistema de Contabilidad Gubernamental, ya propiamente hablando de aspectos de materialización de un Sistema de Contabilidad Gubernamental.

Dice Peter Drucker: “La nueva tecnología demandará lo último y lo máximo en descentralización” Si queremos tener ausencia de registros contables o de registradores contables, necesariamente debemos de propiciar la clasificación automática de las operaciones, transacciones y eventos, desde que se detona el proceso administrativo previamente identificado.

Dice también Peter Drucker: “Las nuevas tareas requieren más gobierno, no menos gobierno, pero en forma diferente, tiene que ser volteado al revés. Debemos abandonar los procesos que ya no funcionan, concentrarnos en los que sí funcionan y analizar los que han tenido éxito o fracaso a medias”

En materia de sistemas ha habido algunos esfuerzos de ciertas entidades por tratar de encontrar en el mercado un sistema que pudiera cumplir con las demandas de la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Se hizo, por ejemplo, para efectos de los municipios de menos de 25 mil habitantes, y en ese sentido ya tenemos un acuerdo del Consejo Nacional de Armonización Contable, de cómo se va a derivar ese producto y en ese sentido lo voy a comentar al último.

Pero aquí, para aquellos que tenemos necesidad de esquemas un tanto más completos, debemos de ver por encima de la cabeza de la demás gente y tratar de identificar los cambios que ya se dieron.

Hay productos que pudieran servirnos o de base para integrar algo que efectivamente cumpla con la demanda total de ley, pero debemos antes que nada voltear hacia afuera.

Ya existe un producto también del Consejo Nacional de Armonización Contable, una guía para poder valorar aquellas aplicaciones que nos esté ofreciendo el mercado externo y que al final de cuentas no vayamos a incurrir en la práctica de compra de espejos y cristales, porque hay que reparar, por ejemplo, en lo que dice también nuestro amigo Catón:

“Se encontraron dos amigos en el súper. Ando buscando a mi señora, dice uno; yo también busco a la mía, le dice el otro. ¿Cómo es tu esposa?, le pregunta; y responde: es alta, rubia, de ojos verdes, preciosa es mi esposa; ¿y la tuya cómo es?, y el amigo contesta; olvídate, mejor vamos a buscar a la tuya”

En materia de sistemas así es, ya cuando vemos que un sistema, el nuestro, no reúne o no puede cumplir con las demandas de ley, podemos irnos con la del compadre, con el sistema del compadre.

Características generales del Sistema de Contabilidad Gubernamental. Los aplicativos deben de cumplir con todas las características de ley, al final de cuentas deben de cumplir en materia de pre configuración.

Debe de haber una pre configuración propiamente del aplicativo, ya no nada más en esquemas de clasificación o funcionales, sino propiamente debe de tener pre configurado una alta flexibilidad para poder ir adaptando el sistema a los cambios que nos vaya demandando la propia ley o simplemente los avances en materia administrativa; plataformas tecnológicas también deben ser sumamente flexibles. El control patrimonial es inobjetable.

En ese sentido, creo yo que es una de las demandas bueno, todas las demandas de la ciudadanía en la materia han sido justas, pero la más incisiva ha sido precisamente que no existe un control patrimonial en la contabilidad de los gobiernos.

Integralidad. Estamos hablando de un sistema integral, no de una suma de subsistemas, asimismo, debemos cumplir con el tiempo real, clasificación automática y repercusión en vivo y a todo color en los estados financieros de la entidad de que se trate.

El Sistema Integral, podemos observar que precisamente tenemos una operación en línea, hay registro tanto de la materia presupuestal, como de la materia contable, hay agrupación de operaciones también y se tiene, propiamente, una contabilidad basada en las acciones que están ejecutando propiamente los administradores del ingreso o administradores del gasto.

Hay una vinculación de elementos contables, presupuestales, extra presupuestales, hay actividades financieras, hay definiciones contables y, en ese sentido, nosotros ya podemos tener elementos a priori para comenzar a utilizar o a prever, o a definir nuestro esquema de parametrización contable.

En el estado de Coahuila, desde el 2002, estamos utilizando la contabilidad por eventos, como la vamos a ver más adelante.

Voy a tratar de obviar un poquito de este material, está propiamente en manos de ustedes, puesto que los términos que siguen son un tanto reiterativos con la experiencia del estado de Coahuila.

La Armonización Contable en los municipios del estado de Coahuila la iniciamos desde el año 2002, nos llevó un año parametrizar el esquema de egresos y un año más para pegarle al esquema de ingresos.

Contando con un equipo de 20 facilitadores, todos ellos aportados por la Auditoría Superior del estado de Coahuila; y en ese sentido, en esos dos años pudimos tener ya un esquema que no necesariamente tiene que ser el más indicado o el más apropiado a utilizarse por los municipios del país, al menos sí tenemos la satisfacción de que nos ha dado elementos suficientes para administrar los recursos, para fiscalizarlos y para la elaboración de algunas demandas administrativas.

Dice Peter Drucker: “Toda organización necesita una disciplina que le permita afrontar la realidad”. En los negocios esta disciplina está compuesta por el mercado y la rentabilidad.

En lo privado, empresa que no funciona el mercado la echa para afuera o simplemente los accionistas echan para afuera al gerente.

Y ¿qué sucede en la función pública? Como los recursos con los que trabajamos prácticamente los consideramos como ajenos porque devienen de las contribuciones y de la actividad tributaria del estado y al final de cuentas las altas limitaciones que tenemos en materia de control.

Dice Peter Drucker también: “Cada institución será más fuerte mientras más claramente defina sus objetivos. Será más efectiva mientras haya más criterios para medir su desempeño. Será más legítima mientras base su autoridad en la justificación de ese desempeño.

Vean ustedes como responsabilidad, desempeño, evaluación, competitividad, ver hacia fuera, benchmarking, outsourcing, prácticas que poco han sido utilizadas en lo público, con esta nueva Ley General de Contabilidad Gubernamental vamos a obtener información y elementos para hacer mucho más eficiente precisamente la función pública.

Pero sin embargo, vuelvo a reiterar el estado de avance o de comprensión administrativa que tenemos dentro de los principales usuarios de la materia, que en este caso son los administradores públicos.

Reitero que hay escasa cultura administrativa, la cual tenemos que apalancar, porque a veces hasta pareciera que estamos hablando en lenguas diferentes cuando estamos propiamente como facilitadores del cambio.

A veces preguntamos una cosa, se contesta otra; como, por ejemplo, dice Catón en una encuesta: “Señor, ¿qué opina usted de la capa de ozono?... y el señor contesta: Si se portó mal, estoy de acuerdo: Que lo capen”.

O también la información o el marco administrativo en que colaboramos, muchas veces dificulta hasta la comunicación entre nosotros mismos, como lo que sucedió entre Cristóbal Colón y la Reina Isabel la Católica.

Dice Catón: “Cristóbal Colón, marino genovés, le envió una carta a la Reina Isabel, en ella le informó: ‘Hubo un motín a bordo, Reina Isabel, y me vi obligado a colgar a mi piloto, Juan de la Cosa’… en tono de reprensión le contestó la Soberana: ‘Castigo extremo, debisteis haberlo colgado por el cuello’”.

El lenguaje, como vemos, no es el mismo propiamente cuando estamos como facilitadores o como interlocutores en este rollo.

En el Estado de Coahuila en el año 2002 se implementó el Sistema Integral de Información Financiera con muchas vicisitudes: No había una ley general, se tuvo que obtener la autorización de los 38 ayuntamientos del Estado; el Estado, en ese entonces encabezado por el Gobernador Martínez, le puso lana y al final de cuentas, los 12 municipios más grandes fueron los que pagaron la solución informática y les cayó de gorra a los demás municipios.

De esa manera pudo propiamente avanzar este esquema y la implementación, el sostenimiento y el mantenimiento del sistema etá a cargo de la Auditoría Superior del Estado.

En el año 2002 se implementa el esquema de egresos, en el 2003 los esquemas de ingresos de los 38 municipios y ya para 2009 hemos estado trabajando con 89 entidades y organismos tanto para municipales como para estatales.

En el 2012 ya once municipios están cumpliendo de manera integral con la Ley General de Contabilidad Gubernamental y el resto los vamos a incluir en el año 2013, que es lo que nos marcan los Artículos Transitorios de la Ley General.

El Sistema Integral de Información Financiera de Coahuila se fundamenta básicamente en cuatro elementos: Estructuras financieras, normas y políticas de operación, definición de procesos administrativos y el Sistema Electrónico Sistema Integral de Información Financiera.

Aplicamos modernos principios de administración pública, las dependencias trabajan en línea, cada dependencia opera su presupuesto; los usuarios no requieren de conocimientos de contabilidad, están parametrizadas todas las operaciones, desconcentra el trabajo de Tesorería, captura movimientos de donde se originan, formatos de propósito múltiple, etcétera.

En el siguiente esquema podemos ver también una visión del control del Sistema Integral de Información Financiera.

Del lado izquierdo de la costilla tenemos la función de planeación, programación y presupuestación, presupuesto comprometido, adecuaciones presupuestales.

En la parte de arriba tenemos la función de ingresos. La filosofía fundamental de la función de ingresos está en que se tiene un contribuyente único, que no es novedad. El SAT lo tiene trabajando desde hace decenas de años.

Y así, con esta filosofía de contribuyente único en los ingresos, si Armando Plata dice que trabaja como auditor superior, aparte tiene cuatro licencias de alcoholes y tiene ahí unas placas de taxi que regentea y aparte es dueño de table y lucha enmascarado los domingos.

Todas esas obligaciones se le cargan a ese contribuyente único y las obligaciones periódicas se desatan de manera automática del esquema de ingresos.

Solamente una vez al año se le mete mano al esquema de ingresos por parte de los administradores del sistema; en el mes de diciembre se actualizan todos los elementos de las contribuciones, objeto, sujeto, base, tarifa, época de pago, se le mete mano y al final de cuentas toda la facturación de los ingresos continuos, al final de cuentas está administrada por el sistema y las claves de seguridad, únicamente ciertas personas tienen acceso para establecer los cambios que demanden.

Las cajeras ya no capturan montos, ya no capturan importes, todos los formatos de cobro salen con todos los elementos debidamente precisados.

Y lo que es en la administración de los egresos, adquisiciones, nóminas, servicios generales, fondos revolventes, etcétera, también se tiene la posibilidad de cobrar en cajas externas; también se tiene la posibilidad, como lo hacemos con los dos municipios grandes, de que algunos cajeros remotos, por otras vías de comunicación están directamente ligados al sistema.

El siguiente ejemplo lo vamos a ver, de cómo están clasificados los eventos contables en el SIF, prácticamente no lo van a ver porque la letra es muy pequeña y se va ver más pequeña en el cuarto nivel de definición de eventos, que es el de eventos específicos.

Empezamos con cuatro clasificaciones de eventos: Grupos Genéricos, Grupos Específicos, Eventos Genéricos, Eventos Específicos. Son esos cuatro niveles.

Grupos Genéricos: Egresos presupuestales, egresos no presupuestales, ingresos presupuestales, ingresos no presupuestales, movimientos del diario, pólizas de ingreso, pagos, etcétera, etc.

Y vean el siguiente grupo, sigue me pagó, Grupos Específicos.

Luego todos los Grupos Específicos, luego todos los eventos genéricos, luego más eventos específicos y la letra chiquilla final, todos los eventos específicos.

¿Cuál es la secuencia de operación?

El usuario, el ejecutor del gasto o del ingreso se pregunta, ¿qué voy hacer? Es el evento genérico.

Voy a comprar.

¿A quién le voy a comprar?

Tenemos cuentas colectivas, le voy a comprar a Proveedora del Sol, S.A. de C.V.

¿Qué le voy a comprar? Materiales de oficina.

¿Con dinero de quién? De la dependencia presidencia o de la dependencia administración, o de la dependencia equis.

¿Cuánto voy a pagar? Tanto dinero.

¿Qué dice el sistema en ese sentido? Voy a tener una cuenta por pagar programada de mil 600 pesos con cargo a la cuenta equis y con abono a tal cuenta.

O sea, propiamente el hacedor del registro contable no se mete con cuentas contables, son eventos lo que él mismo está desatando dentro de su ámbito de control.

Por eso la descentralización es un elemento fundamental para que los sistemas de información financiera trabajen de la manera más adecuada.

El modelo informático del estado de Coahuila, simplemente tenemos una red de datos municipal, ene computadoras colgadas o asimismo tenemos municipios muy pequeños, que una sola computadora le da batería hasta a la administración propiamente del municipio y a los ingresos y a los egresos de manera completa, de manera integral.

¿Cuál fue el esfuerzo de implementación que se hizo en el estado de Coahuila?

Primero. El personal, tanto de tecnologías de información como contadores, líderes del proyecto, directores de implementación, etcétera, infraestructura capacitación.

En aquel entonces el establecimiento de oficinas regionales para tener allí al alcance el mantenimiento y sostenimiento del sistema, mobiliario, equipo de cómputo, etcétera, etc.

Y definimos muy bien las etapas de implementación: levantamiento de perfiles y funciones, levantamiento de infraestructura tecnológica, hasta llegar a la última etapa, que fue la de capacitación.

Hasta ahí, grosso modo, y de manera un tanto ágil, lo que fue la experiencia de implementación del Sistema Integral de Información Financiera.

La Cuenta Pública se deriva en automático del Sistema Integral de Información Financiera y para efectos de fiscalización de Cuenta Pública de los municipios, lo que tuvimos que hacer ante todo es jurarles a los municipios por diosito santo que no nos íbamos a meter a ver todo su funcionamiento dentro de lo que es el aspecto concurrente.

Nosotros la función de fiscalización la disparamos a partir del día 10 de abril en que se presenta la Cuenta Pública y es hasta ese momento cuando el municipio nos proporciona las bases de datos para poder trabajar ya propiamente con nuestras funciones de fiscalización ex post, como parte del Poder Legislativo.

Sin embargo, aquí lo que podemos ver en materia de sistemas es, como les comento, la solución informática no lo es todo; tenemos que preparar el terreno en cuanto a consciencia de los principales usuarios de los sistemas, que son los centros municipales y lo demás ya tendrá que darse por consecuencia.

En este apartado de ciertas consideraciones voy a hablar únicamente de dos elementos, aquí vamos a leer dos frases de Murphy: “La tecnología está dominada por dos tipos de personas, aquellas que entienden lo que no manejan y aquellas que manejan lo que no entienden” Ley de Meyer: “Es tarea fácil hacer que las cosas se vuelvan complejas, pero es tarea compleja el volverlas sencillas”

A veces ni teniendo todos podemos hacer las cosas. Como dice Catón y su personaje Babalucas: “Babalucas, tonto él, y su amigo, fueron a cazar patos y alquilaron para el caso un par de perros. Llevaban ya seis horas de fatiga y no habían conseguido cazar un solo pato. Le dice Babalucas a su amigo: ¿sabes qué?, se me hace que no estamos aventando los perros lo suficientemente alto”.

Parece mentira, pero a veces así chambeamos en lo público.

Ciertas consideraciones en cuanto a valoración del software. El Consejo Nacional de Armonización Contable el 31 de agosto preparó una guía de requerimientos mínimos para valorar el software que el mercado nos ofrece.

Yo no conozco a ningún vendedor que llegue a decir: “Mira, este es mi producto, pero puede que no jale” No, al contrario, dicen: “Este es mi producto y al final de cuentas hasta te saca mermelada de plátano”

En ese tipo de funcionalidades que se identificó en este documento del consejo como guía de adquisición de software externo, tenemos funcionalidades indispensables, las que de rigor debe de cumplir el sistema, y otras de valor agregado, que por la misma lana que le estamos entregando al proveedor puede darnos un esquema un tanto más moderno y propiamente pre-configurable.

El siguiente tema que quiero tocar es el relativo a subsidios. Como saben ustedes, los subsidios del año 2011, 50 millones de pesos, fueron asignados por acuerdo del Consejo Nacional al INFOTEC; el INFOTEC, una agencia gubernamental, va a ser responsable de desarrollar este software para ser utilizado por los municipios de menos de 25 mil habitantes, con la promesa de que en este año se tenga, en este mismo año, 2011, una herramienta para poder comenzar a trabajar en este sentido.

También, aparte del paquete informático, el destino de los subsidios va encaminado a capacitación y apoyo técnico. Los municipios que levantaron la mano por conducto de las secretarías de finanzas, van a tener que pagar algunos gastos de logística de capacitación únicamente. Y los subsidios para el año 2012, se habla de 60 millones de pesos.

En mi opinión, la Ley General de Contabilidad Gubernamental es la principal política pública que hemos tenido en la Administración Pública y sinceramente no veo que se le haya puesto el recurso financiero que se merece.

No quiere decir tampoco que sea únicamente la parte federal la que tenga que incurrir en este tipo de gastos, pero al final de cuentas dentro de los trabajos de la Convención Nacional Hacendaria se habla precisamente que para los avances futuros en materia hacendaria debemos de cumplir y hacer cumplir uno de sus principales principios, valga la redundancia, que es el principio de subsidiariedad.

Los niveles más altos, los estratos más altos deben de apoyar a los más pequeños para que avancen precisamente en estos propósitos públicos y al final de cuentas dejarlos solos cuando así se vea que ya están propiamente encarrilados en el cumplimiento de estos asuntos.

Siguiente tema: Otras consideraciones sistémicas. Aquí voy a hacer mención a otro comentario de cartón cuando se refiere a los políticos.

El Filósofo de Güemes dice: “En política el que sabe, sabe y el que no es el jefe”.

Y Catón, ahí buscó una cosa y dice: “El señor cura del pueblo y es botana”.

Mis respetos a los alcaldes que nos acompañen y a los que nos están oyendo. Dice: “El señor cura del pueblo llama al responsable del ayuntamiento y le dice: -Oye, hay un burro muerto tirado enfrente de la iglesia. -Y le dice el responsable: Vaya, vaya, yo creí que los curas tienen obligación de enterrar a los muertos. -Y el cura le contesta: Sí, pero primero debemos de avisarle a sus familiares”.

¿Qué dice Edward Murphy? “Ley de Terman, si quiere un equipo de primero que gane en salto de altura, encuentre a una persona que pueda saltar dos metros y no siete que puedan saltar 30 centímetros cada una”.

O el principio de Show: “Diseñe un sistema que hasta un tonto pueda utilizar y solamente un tonto lo querrá emplear”.

En materia de modernización administrativa podemos afirmar lo siguiente, dice: Para la satisfacción de los requerimientos de avance democrático ¿qué necesitamos agenciar dentro de lo público? En primer lugar la existencia de una administración pública efectiva con reglas claras, transparentes y dotadas de servidores públicos profesionales, hacemos moda en cada cambio de gobierno.

Número dos. Un administrador moderno y eficiente que permita transitar de la subcultura administrativa de la lealtad individual hacia un servicio civil sustentado en el mérito.

Número tres. Debemos avanzar de prácticas corruptas ineficientes y clientelares hacia administraciones eficientes y preocupadas por el interés colectivo.

Y número cuatro. De pugnas intra e inter burocráticas debemos de avanzar hacia nuevas formas de cooperación.

Y este es el diagrama de la nueva gestión pública.

Desregulación, menos reglas, más objetivos, mayor imputabilidad y más sanciones; una competencia demanda de la cosa pública orientada hacia los ciudadanos, más responsabilidad, pero también más motivación.

Inteligencia gubernamental. No fiscalización, no auditoría, sino tener precisamente un sistema integral de inteligencia gubernamental.

Debemos de tener una atención más manifiesta hacia los mercados externos, outsourcing; afuera hay gente que trabaja mejor que nosotros, estamos utilizando infraestructuras ya establecidas de los de fuera y en ese mismo sentido podemos ahorrar bastante en nuestros esquemas de gasto e inversión.

Y benchmarking, las mejores prácticas; alguien afuera está haciendo las cosas también de una manera más adecuada.

En materia de gobierno estratégico debemos, como gobiernos locales, poner un alto énfasis en la función de planeación. Planeación es el eslabón perdido en materia de gobierno al final de cuentas, en lo general.

Tenemos del lado izquierdo el Plan de Desarrollo, que es la demanda social por atender; el Plan de Desarrollo debe de cumplirse con un plan estratégico de acción, con un plan estratégico de gobierno.

Ya pusimos toda la demanda social por atender, ya la priorizamos, ya les dimos techos presupuestales, etcétera.

Asimismo, debes estar apalancado con un sistema de inteligencia para la gestión gubernamental, que no es más que un seguimiento y una evaluación precisa, concisa y maciza de la gestión gubernamental.

En la siguiente lámina vemos ya una derivación propiamente programática y presupuestal desde ejes temáticos que están en el lado izquierdo, hasta las acciones operativas, que es la parte mínima y clasificable de las funciones de gobierno.

Otro de los siguientes elementos que vamos a encontrar con la aplicación plena de la Ley General de Contabilidad Gubernamental es que vamos a tener información veraz, confiable y oportuna, con la que podemos ser capaces de imputar los efectos de las decisiones públicas.

Una de los principales problemas que tienen las autoridades sancionatorias es de que difícilmente encontramos al culpable porque al final de cuentas, ni existen registros o evidencias contables, o hay muchas manos en un solo proceso, etcétera.

Imputar quiere decir atribuir a alguien la responsabilidad de un hecho reprobable, pero con eso qué vamos a pretender: Simple y sencillamente tener un esquema de control un tanto más efectivo puesto que la corrupción es más propicia en los ambientes de baja imputabilidad.

Por lo tanto, ya con eso podemos elevar el nivel de razonamiento moral en una decisión y a final de cuentas, que la gente, el que incumpla, responda con su persona o con sus bienes por las malas decisiones tomadas.

Quiero concluir con una sugerencia, hasta cierto punto razonable y más que respetuosa:

En mi opinión no existe coherencia orgánica del nivel que le estamos dando al área de Contabilidad dentro de nuestros gobiernos; Contabilidad es una dependencia que cuando mucho depende de la Subsecretaría de Egresos, cuando en realidad la nueva Ley -“nueva” mi abuelita, ¿verdad?- ya no es tan nueva; si nuestra expectativa de vida fuera de 100 años, la Ley ya tiene 75. Ya llevamos tres años propiamente del esquema de transición.

En la Ley General de Contabilidad Gubernamental el Contador General del Estado o el Contador General del Municipio se convierte prácticamente en el responsable también de los esquemas de Transparencia y Rendición de Cuentas.

Entonces, a manera de solicitud, lo que vamos a proponer por parte de la Contaduría Pública organizada, como una propuesta, es que en los gobiernos estatales exista una Unidad de Contabilidad, Transparencia y Rendición de Cuentas, dependiente directamente del Poder Ejecutivo, con un nivel de Secretaria.

Lo mismo en las presidencias municipales, una Unidad dependiente directamente del alcalde a nivel de Secretaría; y a los municipios pequeños, donde no alcance para mucho de manera orgánica, la Unidad de Contabilidad, Transparencia y Rendición de Cuentas estaría desempeñada por los órganos internos de control de los municipios. Sería una propuesta que tenemos fundamentada, de acuerdo con los objetivos de ley.

Y en materia de fiscalización superior solicitamos que se considere a las auditorías estatales como facilitadores de la implementación, mantenimiento y sostenimiento de los sistemas integrales de información financiera de los municipios.

Existen más de cinco ejemplos donde los órganos estatales de fiscalización son quienes han mostrado un tanto más de método para poder avanzar en este sentido.

También solicitaríamos, como auditorías estatales, una adecuación legal y normativa para poder trascender el principio de anualidad y poder ejercer actos de control preventivo y concurrente mediante mecanismos de colaboración administrativa con los órganos de control. Esto al final de cuentas también es un objetivo del Sistema Nacional de Fiscalización.

Asimismo, promover el dictamen de cuentas públicas por despachos externos, pero un dictamen verdaderamente integral de cuentas públicas y no únicamente como si fuera una especie de auditoría financiera ligth, únicamente avizorando el cumplimiento de requisitos legales y normativos.

Finalizaría con esta lámina y diríamos: “Es difícil remontarse como las águilas cuando se trabaja como guajolote”.

Muchas gracias.

Última actualización el Martes, 25 de Octubre de 2011 18:43
 
Contador Presenta tu queja o denuncia IFAI Infomex

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad