SFP

Ponencia

Versión Estenográfica de la Ponencia del Lic. Carlos Alberto Garza Ibarra, en el marco del Foro Nacional de Contabilidad Gubernamental, llevado a cabo en el Salón Valparaíso del Centro Banamex

México, D.F., a 26 de octubre de 2011 | Documento

Presentador: Para abundar sobre la obtención de información que deriva de la aplicación de las disposiciones en materia de Contabilidad Gubernamental, procederemos a escuchar la conferencia “La Contabilidad Gubernamental en las entidades federativas”, a cargo del licenciado Carlos Alberto Garza Ibarra. Actualmente es Titular de la Unidad de Coordinación con entidades federativas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Comenzó su carrera laboral en la Secretaría de Hacienda en 1992, como subdirector de impuestos directos. Además de su trayectoria en la Secretaría de Hacienda, ha ocupado diversos puestos directivos en áreas de planeación y finanzas en el sector público y privado.

Es economista egresado de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León; asimismo, obtuvo una maestría en economía contable y financiera por parte de la Universidad de Essex en Inglaterra.

Ha sido catedrático a nivel universitario y de posgrado en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Cedo el uso de la palabra al licenciado Garza Ibarra.

Lic. Carlos Alberto Garza Ibarra: Muchas gracias. Muy buenas tardes.

No sé si ya es una hora propicia o no, pero se me hace que todo mundo se ha de estar durmiendo y con esta mecánica no veo quién está dormido; pero voy a empezar a aventar botellas al azar para que no se duerman, entiendo lo que complicado que es la agenda el día de hoy.

Voy a ser un poco más ejecutivo con el plan de no ir abundando en temas que ustedes, me imagino que, han estado viendo desde el día de ayer, entonces me voy a enfocar principalmente en los temas que yo creo que son los más importantes en el ámbito de los estados.

Pero sí hay que hacer algunas reflexiones que yo creo que son interesantes, sobre todo partiendo de la base de cómo está la coordinación fiscal entre los tres órdenes de gobierno, entiéndase el Gobierno Federal, los estados y los municipios.

Traemos unos antecedentes ahí muy breves que, yo creo que, es importante que ustedes los vayamos reflexionando.

Yo creo que en el ámbito de la Contabilidad Gubernamental, en el ámbito de la fiscalización, transparencia, rendición de cuentas, yo creo que es muy importante que estemos claros que esto en sí no es un fin, y no es el fin último.

Tenemos que estar conscientes que estos temas, al final del día, son una herramienta, son un medio para conseguir un fin; y ese fin, al final del día, tendrá que ser cómo hacemos que los recursos públicos se gasten de una forma mucho más eficiente, transparente y, sobre todo, eficaz.

Y aquí yo creo que es importante repasar lo que se ha hecho en el ámbito del Gobierno Federal, después de ahí nos vamos a ir vinculando a lo que se ha hecho en el ámbito de las entidades federativas.

Desde inicios, la presente administración ha mostrado un firme compromiso con la eficiencia, la eficacia, la transparencia y la rendición de cuentas en el ejercicio del gasto público. Un ejemplo de esto es la adopción del enfoque del presupuesto basado en resultados.

Asimismo, también para el Presupuesto 2011 se presentó el documento Presupuesto de Egresos de la Federación 2011, Presupuesto Ciudadano 2011. En qué gasta tu dinero el Gobierno Federal, que ha sido obviamente un documento muy importante y muy utilizado por la ciudadanía.

En este sentido, la transparencia, la rendición de cuentas son un ejercicio elemental y obligatorio en una democracia moderna, ningún gobierno puede evadir la responsabilidad de conseguir mejores resultados en sus acciones, así como de brindar a la sociedad cuentas claras de los recursos que ésta le transfiere.

Asimismo, la transparencia y rendición de cuentas son procesos continuos, es decir, son permanentes que cada año avanzan a nivel federal.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esta también es una responsabilidad compartida entre los distintos poderes y órdenes de gobierno, por lo que ahora el reto es homologar en esta materia el resto de los órdenes de gobierno.

De esta forma la transparencia contribuye a la consolidación de una sociedad mejor informada y responsable en la toma de decisiones, beneficiando en múltiples formas tanto al gobierno como a la sociedad misma.

Siguiendo con los antecedentes ¿qué es lo que tenemos aquí?, ha habido muchos cambios, como que ya no los dimensionamos, pero ha habido muchos cambios prácticamente en un poquito más de una década.

En el 99 tenemos la Auditoría Superior de la Federación, en el 2000 la Ley de Fiscalización Superior, en el 2002 la Ley de Acceso a la Información Pública, en el 2002 mismo se crea el IFAI, en los años 2003, 2004 se hace un ejercicio muy importante en términos de vinculación con los estados y con los municipios, lo que nosotros denominamos “La Convención Nacional Hacendaria” y donde dentro de esta convención se discutió en una mesa muy específica; desde antes ya hablábamos de esta urgencia, de esta necesidad de armonización contable, de homologar las cuentas.

Y ahí hubo una mesa de trabajo, aquellos que estuvieron por ahí me imagino que alguno de ustedes participaron en estos foros que se hicieron a nivel nacional y que, obviamente, tuvieron distintos temas.

Había una mesa de ingresos, una mesa de gastos, una mesa de transferencias, una mesa de deuda y una mesa que tenía que ver, obviamente, con el tema de la armonización contable, fiscalización, transparencia, rendición de cuentas.

Y de ahí salieron muchas propuestas, de ahí salieron muchas ideas y muchos compromisos que a través del tiempo en esta línea del tiempo algunos ya se han ido plasmando.

En el 2006 se promulga la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, un instrumento estratégico y clave, obviamente, para el desarrollo del país.

En el 2007 se fortalece la legislación en materia de acceso a la información. Si ustedes recuerdan se hicieron reformas constitucionales al artículo 6º. en donde se establece que la información es pública y en donde también es gratuita y donde hay que hacer difusión en los medios electrónicos, en fin, cosas que ustedes perfectamente ya saben.

En el 2008 se faculta al Congreso para legislar en materia de Contabilidad Gubernamental; a finales del2008 prácticamente entra en vigor la Ley de Contabilidad Gubernamental, lo que hace que es formalice y se cree el Consejo de Armonización Contable.

También tenemos que en el 2008 se fortalece la fiscalización en donde la Auditoría Superior auditará a todos los entes, el ejercicio de todos los recursos federales, a excepción de las participaciones federales. También se le da autonomía técnica y de gestión a las autoridades superiores de los estados, en fin.

Yo creo que si vemos esta ruta lo que podemos ver aquí es que ha habido un gran avance en términos de lo que es tener, llamémosle cada vez mecanismos mucho más claros y mucho más eficientes en términos de fiscalización y transparencia.

Si ustedes ven en esa línea del tiempo vamos haciendo con los colores, lo que estamos haciendo es diferenciar aquellas acciones que van en materia de transparencia, aquellas acciones que van en materia de fiscalización y aquellas acciones que van en materia de Contabilidad Gubernamental.

Ha habido un gran avance, sí, definitivamente. Ahora en materia de Contabilidad Gubernamental la verdad esto lo voy a brincar, vámonos al tema de los estados, porque esto ya lo saben ustedes, yo no les vengo a platicar aquí qué sí se puede registrar y qué no se puede registrar.

¿Cuáles son las características del sistema? Me pueden dar clases ustedes a mí del tema de Contabilidad Gubernamental y la Ley de Contabilidad Gubernamental.

Yo creo que sí nos vamos al tema de los estados. ¿Por qué es importante la Contabilidad Gubernamental, por qué es importante todo este tema de la armonización contable, por qué tenemos que tener estos mecanismos de transparencia y fiscalización?

Porque simple y sencillamente los recursos que administran los estados cada vez son mayores y son crecientes en dimensiones importantes.

Lo que ven ustedes en esta lámina es un reflejo de lo que en los últimos años se ha transferido a los estados; hay críticas, hay iniciativas, hay propuestas en materia de que cada vez se transfieran más recursos a los estados.

La realidad es que ahí están los números: Las transferencias entre el período 2007 y 2010 han representado en promedio el 62 por ciento de la Recaudación Federal Participable.

¿Qué es la Recaudación Federal Participable?

Es una bolsa que se calcula y viene plasmada incluso en la Ley de Ingresos de la Federación, es la bolsa que se reparte a los estados de aquellos fondos que son repartibles con base a esa bolsa.

Para que se den una idea, les comentaré que en lo que se aprobó la semana pasada en la Cámara de Diputados, en materia de Ley de Ingresos, la Recaudación Federal Participable es casi de 2 billones. Estamos hablando de un billón 979 mil millones de pesos de Recaudación Federal Participable para el próximo año 2012, si el Senado no le hace ningún ajuste en estos días que está discutiéndose la Ley de Ingresos.

En promedio, en los últimos años el 62 por ciento es lo que se ha transferido de ese monto; es decir, hablamos prácticamente de un 60 por ciento. Esto quiere decir que prácticamente 60 centavos de cada peso recaudado va a las entidades federativas. Por eso esto es importante.

Si estuviéramos hablando de dos ó tres pesos, a lo mejor no tendría sentido pero creo que el contexto en el que debemos estar viendo las cosas es en el contexto de lo que se transfiere a las entidades federativas.

El vínculo que genera este tipo de transferencias, en términos de la información que debe de ir de un lado a otro para efectos de tener cada vez criterios, es de bases mucho más sólidas y -mejor todavía- en términos de comparabilidad porque es ahí en donde tenemos el grave problema.

Lo único que nos dice la siguiente lámina es cómo se ha comportado el gasto de las entidades federativas como porcentaje del PIB.

Aquí vemos la diferencia que ha habido en términos de ingreso y gasto de las entidades y cómo ese hueco de una u otra forma tiene que ser cubierto con necesidades de financiamiento.

Ahora entramos a un tema que creo que nos va a llevar a una situación muy clara y muy específica de cómo es urgente e importantísimo el avanzar en la homologación contable.

Aquí estamos hablando del tema de la deuda. No sé si previamente ya se haya discutido aquí este tema, mismo que tiene que ver obviamente con libertad y soberanía de los estados en términos de adquirir el endeudamiento.

La Secretaría de Hacienda ha sido respetuosa permanentemente en las decisiones que toman los estados y los municipios, en términos del endeudamiento que las mismas Legislaciones Locales les autorizan.

Eso es algo que nosotros tenemos que estar diciendo permanentemente porque resulta que en algunos foros, seminarios o en distintas reuniones pareciera ser que hay una especie de crítica contra la Secretaria en términos de que somos nosotros ahora un ente que está queriendo exhibir la deuda de los estados.

Alguien diría: “Bueno, ¿y eso es malo?”

De eso estamos hablando en este foro, estamos hablando precisamente de cómo hacemos que las cuentas de todos los entes públicos sean más accesibles a la sociedad, sean más comparables, sean más equiparables, tengan más periodicidad.

Esta información siempre ha existido, ahí ha estado; en la página de la Secretaría de Hacienda está la información del saldo de las obligaciones que tienen los estados y los municipios.

Lo que hemos estado haciendo, con el afán de que tenga información más oportuna la sociedad en general, los actores económicos, las universidades, los mismos gobiernos, los bancos, las calificadoras, lo que hemos estado haciendo es darle una mayor periodicidad.

Por ejemplo, acaba de cortar el tercer trimestre ahora en septiembre y el reto de la Secretaría es tardarnos alrededor de un mes en publicar el saldo al tercer trimestre de la deuda de los estados.

Entonces esperamos que la próxima semana, ese saldo ya pueda estar otra vez en la página de la Secretaría, exhibiendo ahí cómo se ha comportado el saldo de los estados.

Alguien diría: “Bueno, ¿y eso es un delito o no?”

Pues no, simple y sencillamente se trata de mostrar algo que cualquiera podría decir que debe de ser público y pues no, no es tan público porque ahora vamos a ver el reto tan importante que tenemos en las entidades federativas.

Insisto, todo esto visto en un marco de, llamémosle, institucionalidad. La secretaría no está tratando ni buscando culpables, ni poner el dedo en algún estado en específico, simple y sencillamente lo que estamos haciendo es que la sociedad tenga más información y de eso se trata, aquí estamos en este foro y el foro de eso se trata.

Ustedes verán los temas finos, más específicos de cada uno de los temas contables, no es mi tema; sí es el tema de la Contabilidad, pero en el marco de cómo discutimos estos temas con las entidades federativas y vienen retos importantes.

Esto es cómo se comporta la deuda, cómo se ha movido, cada vez ha crecido más. Y este es un dato importante, ¿por qué?, porque esto nos lleva precisamente al tema de la Ley de Contabilidad Gubernamental y cómo puede ayudar esta ley a ser todavía más comparable dentro de este marco de soberanía y libertad de los estados, la información de deuda pública de los estados.

Desde la Constitución se establece que los estados no pueden, en ningún caso, contraer obligaciones o empréstitos, sino cuando se destinen a inversiones públicas productivas, lo que eso signifique. Ahí hay todo un debate para definir qué es inversión pública productiva. Hay debate.

Hay estados en que inversión pública productiva la pueden definir como gasto en desarrollo social, hay estados que lo definen más claramente en una obra en específico. Ahí hay todo un tema de discusión y creo que es parte de lo que vamos a tener que ir perfeccionando en los próximos años para poder tener obviamente criterios muchos más claros respecto a lo que significa obra pública productiva.

Yo no soy abogado, los abogados dicen que no está clara esa definición en la Constitución, por eso hay algunas iniciativas ahora en el Congreso, precisamente queriendo un poco clarificar el concepto de obra pública productiva.

Y dice también el Artículo 17, Fracción VIII: “Inclusive los que contraigan organismos centralizados y empresas públicas conforme a las bases que establezcan las legislaturas”

Es decir, todo este tema del destino del endeudamiento está de una u otra forma vinculado obviamente a lo que establezcan las legislaturas. Y ahora sí vamos a ver qué dicen las legislaturas y cómo es que ven los estados el tema de la deuda.

Por ejemplo, la deuda a corto plazo, me queda claro con la Ley de Contabilidad Gubernamental todo lo que es deuda, es deuda. Sí, así de sencillo. Pues no, ahora no es así. Hay estados en que la deuda de corto plazo, fíjense lo absurdo, no es deuda. ¿Cómo? A ver, si le llamas deuda de corto plazo, ¿por qué no le llamas deuda? Pues no, no es deuda y como no es deuda no tiene que ir al Congreso. Ok.

¿Quién pierde ahí o quién gana ahí? definitivamente la sociedad pierde, en el sentido de no conocer qué es lo que está haciendo su gobierno en términos de financiamiento. ¿Qué pasa? Deuda de corto plazo. Aquellos que son contadores y que trabajan en alguna tesorería entienden perfectamente que estos esquemas de solicitar recursos temporales por algún faltante en el flujo son naturales, y eso ha existido toda la vida en las empresas y en los gobiernos, que para pagar la nómina o para pagar algún compromiso financiero urgente que se tiene o algún proyecto que es importante.

Sí, eso es un movimiento de corto plazo. Pero cuando hablamos de deuda de corto plazo no estoy hablando de ir al Banco por dos, tres pesos; estamos hablando de ir al Banco por 500, un mil, dos mil, tres mil millones de pesos. Les pregunto: ¿es deuda o no es deuda?

Hoy pido, aunque sea para pagar en seis meses, un crédito de dos, tres millones, para financiar, no sé, lo que ustedes quieran, para el ámbito personal, pues claro que va a ser una deuda que voy a tener que estar obligado a pagar y es un compromiso que ahí lo tengo. Imagínense lo ilógico del asunto en términos de no catalogar como deuda aquello que tiene una temporalidad menor. Aquí viene.

Alrededor del 50 por ciento de las entidades federativas establecen en su Ley de Deuda Pública que no están obligados a reportar al Congreso aquellas obligaciones que se amorticen en el mismo ejercicio fiscal.

Independientemente de esto, cuatro entidades federativas no tienen que reportar al Congreso local la deuda con un período de vencimiento menor a 180 días. Nada.

Para uno de estos estados, el periodo para no reportar la deuda al congreso es de 60 días naturales. Sólo algunas entidades mencionan que dichas obligaciones no deben exceder el periodo constitucional y ponen como límite ese tipo de financiamiento del 5 por ciento de sus ingresos ordinarios y en algunas -lo que les decía- ni deuda es, la deuda de corto plazo.

¿Qué pasa en el caso de la deuda de largo plazo?

Tan sólo dos leyes establecen que las obligaciones contraídas no deben exceder el periodo constitucional; en general se establece como destino el financiamiento de la inversión pública productiva aunque ésta no se define.

Es un gran reto. ¿Qué se puede financiar?

Con la deuda a corto plazo, que no es deuda, pues lo que sea. El gasto corriente, que es uno de los graves problemas que enfrentan los estados ahora, que tienen un alto monto de deuda de corto plazo porque esa deuda se ha utilizado principalmente, como en muchos de esos estados no propiamente pasa por los congresos, pues para gasto corriente.

Porque si fuera deuda, en muchos de los estados tendría que pasar por el congreso y en la mayoría de los casos, cuando pasa por el congreso, tiene que ir a un destino que es un destino propiamente de inversión pública productiva.

O sea, es un esquema medio complejo y absurdo porque yo creo que todos los estamos en este Foro entendemos claramente que un endeudamiento de esas dimensiones tiene que ser considerado como deuda, así de sencillo, porque es una obligación que tiene el estado en cierto grado de temporalidad. Pero en fin.

Ocho estados imponen límites al financiamiento. Ese es otro tema, no hemos discutido aquí el tema de límite.

¿Se debe discutir? Pues yo creo que sí es un tema importante.

Al final del día cada gobierno, cada legislatura, cada sociedad definirá los límites.

Por eso mismo la Constitución, en cierta medida es muy abierta en eso, dándole a los estados, con esa libertad y soberanía que tienen, obviamente la definición de los límites.

Algunos estados definen, por ejemplo, dicho límite varía en un rango que va del 10 al 20 por ciento del Presupuesto de Egresos.

¿Por qué es importante este tema?

Imaginemos que el tema no fuera importante, no podemos pensar que no es importante, les voy a decir por qué, porque hay un claro reflejo de que este tema es prioritario para el país porque tenemos muchas iniciativas en el Congreso, iniciativas serias, presentadas por distintos partidos, precisamente para darle forma a este tema de la deuda.

Y yo creo que ahora sí, ¿qué tiene que ver la deuda con el tema de la contabilidad?

Todo, definitivamente todo porque lo que estamos encontrando en este mercado de deuda al día de hoy es que hay un faltante que sea un ente, llamémosle, que homologue, que haga y que todo esto sea común.

El problema es que cuando no lo hacemos así, estamos midiendo de formas diferentes a los estados.

Y eso es un tema que obviamente no va en la lógica de lo que se ha venido modificando en esta línea de tiempo de cómo queremos ir avanzando en el ámbito de la transparencia, una mejor fiscalización, rendición de cuentas y obviamente de una armonización contable.

Yo creo que el tema de la deuda es un tema que lo tenemos como un gran reto y en la misma Ley de Contabilidad Gubernamental, si mal no recuerdo es el artículo 47, habla precisamente. “En lo relativo a las entidades federativas, los sistemas contables de las dependencias del Poder Ejecutivo, los Poderes Legislativo y Judicial, las entidades y los órganos autónomos deberán producir, en la medida que corresponda, la información referida en el artículo anterior”. Y es demasiada información.

Con excepción de la fracción I, inciso g) de dicho artículo cuyo contenido se desagregará como sigue:

“Uno. Estado analítico de la deuda, de la cual se derivan las siguientes clasificaciones: Corto y largo plazo”.

Es deuda, el corto plazo es deuda.

“Fuentes de financiamiento”. Es el inciso b).

“Fracción II. Endeudamiento neto, financiamiento menos amortización”.

Y la fracción III. “Intereses de la deuda”.

Definitivamente.

¿Qué pasa con esto?

Que tenemos que ir avanzando en estos temas porque simple y sencillamente si no lo hacemos nos estamos quedando con una herramienta muy importante que tienen los estados para el desarrollo.

Porque ese es el tema, debí haber empezado por el principio en términos del concepto del financiamiento de la deuda, ha habido demasiadas críticas con el tema de la deuda.

Nosotros lo hemos hecho y lo hemos enfatizado en cada foro: Para la Secretaría de Hacienda el tema de la deuda no es un tema que hay que satanizar, porque la deuda o el financiamiento es una herramienta útil, tanto en los hogares, como en las empresas, como en los gobiernos.

Parecería ser que ahora hay una especie como de señalización negativa hacia el endeudamiento, no la deuda es buena y bien administrada y bien utilizada es un elemento crítico para el desarrollo, el problema es cuando no tenemos obviamente esa buena administración, pero ese es otro tema.

¿A qué me refiero? Nosotros, en la Secretaría, hemos estado promoviendo que cada vez fluya más información para que cada vez los agentes tengan mejores elementos en la toma de decisiones.

En ese sentido, si partimos de la base de que el endeudamiento es una herramienta útil y buena para el desarrollo de los gobiernos, de las familias, de las empresas tenemos que promover que esto se haga de una forma ordenada; y la forma en la que está haciendo actualmente, yo creo que, va en esa ruta.

Estamos buscando que ahora haya más información, como lo estamos haciendo ahora en términos de tener más periodicidad de la información, estamos exigiendo también que muchos más créditos estén, llamémosle, registrados en la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas para poder tener más información.

Por ahí mismo, dentro del apartado de sanciones, aunque no es propiamente el apartado de sanciones, pero hay una obligación en términos del registro de la deuda.

El artículo 15 de la Ley de Contabilidad Gubernamental establece que: “Aquellos que no estén al corriente del cumplimiento de las obligaciones de la ley -es decir, que los que no estén cumpliendo con lo que dice la Ley de Contabilidad Gubernamental y habla de los estados y los municipios-, no podrán registrar deuda ante la Secretaría de Hacienda”.

Hago ahí un paréntesis, parecería ser muy rígido, “Ah, Ok, si no cumples con la contabilidad no registras, -pero cualquiera diría está bien, es lo correcto, si no cumples por qué vas a registrar. Punto y seguido-. Para ello, los entes deberán de presentar un escrito bajo protesta de decir verdad de que están al corriente de las obligaciones requeridas”.

No tenemos desgraciadamente todavía institucionalizado un mecanismo que nos permita a nosotros validar si van al corriente o no del cumplimiento de las obligaciones en materia de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, ¿por qué? Porque precisamente como esto ha ido evolución, la Unidad de Coordinaciones Federativas es un ente de registro, nosotros no autorizamos si damos una deuda o no, no.

El registro es un mecanismo nada más de orden declaratorio, no es un mecanismo que permita a la Secretaría de una u otra forma discriminar qué crédito entra y qué crédito no. Con esto que está en la Ley de Contabilidad Gubernamental parecería que sí.

Es decir, ahora sí vamos a tener más elementos para discriminar qué crédito entra o qué crédito no entra sí y solo sí no se cumple con lo que establecen las obligaciones de la Ley de Contabilidad Gubernamental.

No les voy a platicar algo que ustedes ya conocen. Este estudio tiene desde el año pasado, la caja negra del gasto, ¿qué les puedo decir? Yo no vengo a hablar mal de las entidades federativas, no, simple y sencillamente esta es evidencia que ahí está.

¿Qué dice el IMCO en materia del gasto? Que yo creo que este es un tema muy importante, que está plenamente vinculado con el tema de la Contabilidad Gubernamental, con el tema de la Armonización Contable, con el tema de la Transparencia.

Lo que tenemos aquí es muy simple, es: “El IMCO genera un índice de información presupuestal de los estados”. Si ustedes se fijan en el cuadrito de en medio es cómo se ha comportado ese índice, pasando del 53 al 52, ahora en el 2010.

¿Qué significa eso? Si ven en la parte de abajo, el índice tiene una escala del cero a cien, y en teoría se aprueba si tienes el número del 60, es decir, si consigues el grado de 60 estás aprobado.

Lo que quiero decir aquí es que simple y sencillamente este Índice de Información presupuestal está reprobado, no todos los estados.

Luego, otro grave problema, los distintos plazos en el ciclo presupuestal. El mismo IMCO lo reconoce, algo que ya sabemos; tenemos un estado, como el estado de Durango que tiene 34 meses de plazo para correr prácticamente todo el ciclo presupuestal, incluyendo con el tema de la cuenta pública. Y hay estados más eficientes que con 15 meses acaban con todo el ciclo.

Eso, al final del día, cuando queremos hablar de información, estamos hablando, para empezar, de tiempos diferentes. Hay estados que todavía no tienen cuenta pública del 2008 aprobada, ni explicita en ningún lado; y el argumento es que como todavía no se aprueba para qué poner una cuenta pública. Hay estados que aunque no haya aprobado, ya está la cuenta pública ahí en su página de internet, en fin.

No les vengo a platicar cosas que creo que ustedes perfectamente conocen y estos estudios han estado en los medios en los últimos meses.

Este es otro estudio, el CIDAC, el ranking de la normatividad del gasto público, salió hace una o dos semanas, yo creo que es una herramienta muy útil que nos dice dónde estamos parados. Yo creo que lo que nos muestra este tipo de análisis que son serios, totalmente serios y fuera de todo sesgo llamémosle político o de alguna otra índole.

Este es un estudio serio. ¿Qué nos dice este ranking? Es información pública, esto está en las páginas de éstas, llamémosles organizaciones. Hacen un análisis en varios rubros, en contabilidad gubernamental, en rendición de cuentas, en transparencia y acceso a la información, en coordinación fiscal y en deuda. No vengo a platicarles de eso, ni de coordinación fiscal ni de deuda, nada más vamos a repasarlo lo que dice.

Fíjense, en materia de Contabilidad Gubernamental: “Las disposiciones en materia de Contabilidad Gubernamental en las entidades federativas se encuentran dentro de las leyes secundarias, por lo general en las de presupuesto. En la actualidad por lo general los estados no han llevado adecuaciones a su marco normativo aún y que está establecido en la Ley General de Contabilidad Gubernamental y las disposiciones del CONAC”.

Y luego vemos buenas prácticas, malas prácticas. No me voy a meter al detalle. Malas prácticas. “Ningún estado posee una ley exclusiva del tema de contabilidad”. ¿Qué nos dice esto? el grado de prioridad que se le da, ningún estado establece una ley exclusiva. Hecho real, no es una hipótesis, está probado eso.

En el ámbito de la fiscalización y rendición de cuentas. Hay una gran heterogeneidad en las estructuras locales de fiscalización que son, requisitos al titular, cuáles son los requisitos que se requieren, las causales de remoción, atribuciones del orden de fiscalización, elementos a fiscalizar, la participación de la Auditoría Superior de la Federación.

Malas prácticas, carecen de reglamento de sus leyes de fiscalización superior, no cuentan con la facultad para presentar denuncias administrativas o penales, etcétera.

En el ámbito de la transparencia y acceso a la información. El mismo CIDAC dice: “Hay mucha similitud en la Ley de Transparencia de las Entidades Federativas, pero hay una debilidad, bajo grado de autonomía y carácter no definitivo de sus resoluciones.

Yo creo que este es un elemento clave en términos de lo que se está viviendo en materia, llamémosle de fiscalización, rendición de cuentas y, obviamente, de armonización contable.

Y ahora sí, ya para terminar. ¿Cuáles son los elementos vinculantes en términos de la Ley de Contabilidad Gubernamental, la armonización contable y los estados? Muy breve.

Artículos 7 y 15 de la Ley de Contabilidad Gubernamental. “Las entidades federativas y municipios deberán adoptar e implementar las disposiciones del CONAC de acuerdo a los tiempos que éste disponga, lo cual deberá ser publicado en la página del Consejo”.

Artículos 4, 5, 6 y 7 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, establecen los tiempos para que los entes cumplan con las diversas disposiciones de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, variando para la Federación las entidades y los municipios.

Fecha clave, para el 1º de enero del 2013 todos los entes deberán estar ya generando la información presupuestal contable y patrimonial en tiempo real, publicándola en los portales de Internet, cuenta pública en términos de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, etcétera.

¿Qué dice el Presupuesto de Egresos de la Federación? Dice lo siguiente: “Para el 2011 hay un fondo concursable de 50 millones de pesos que está destinado prácticamente a la capacitación, profesionalización y la armonización de tecnologías de información y comunicación”.

También habla el 2011, el Presupuesto de Egresos de la Federación de la creación de los Consejos Estatales y habla de quiénes deben de estar como parte de esos Consejos Estatales, habla de los municipios, órganos de fiscalización estatales y colegios de contadores.

Para el 2012 el Fondo Concursable será de 51.75 millones de pesos y habla también el proyecto de Presupuesto de Egresos de que el último día hábil de marzo de 2012 es el plazo, el límite para constituir los Consejos Estatales de Armonización Contable.

Ya la última lámina, creo, es ¿dónde estamos? Yo creo que ya lo repasaron, 20 entidades federativas sí tiene establecido el Consejo Estatal, 10 no tienen establecido el Consejo Estatal, dos está en proceso, están en trámite de constituirlo.

Algunos elementos clave, no me voy a meter. Nueve entidades crean el Consejo a través de un acuerdo del Ejecutivo, seis a través de una ley, 12 establecen las atribuciones para todos los que la integran en el Consejo, una sola lo establece para el Consejo y en dos no se señalan.

Sobre la periodicidad o el número de las sesiones al año, hay cinco entidades que no lo establecen, las demás varían desde 2, 3, 4 y hasta 12 veces al año. Ahí hablamos de reglamentación y órganos de apoyo.

Un dato importante: De las 15 entidades analizadas, 3 no consideran al Órgano de Fiscalización como Consejeros, 2 no consideran a los municipios y 8 a los Colegios de Contadores. Desde ahí estamos mal.

Si hay un mandato de que tienen que ser parte de estos Consejos, ¿cómo es posible que no estén dentro de estos Consejos?

Entonces, para empezar, no hay una homologación en los criterios.

Por último, ¿qué vemos en esta lámina?

Lo único que vemos aquí es la gran cantidad de esfuerzos que hay en todas las áreas y dependencias, tanto del Gobierno Federal y en algunos casos -aquí también- de las entidades federativas.

Creo que este círculo que se visualiza muy claro, en términos de explicar todos los roles que tiene propiamente la Secretaria de Hacienda, pueden visualizar en la parte superior a la Unidad de Contabilidad Gubernamental de la Secretaría de Hacienda, en donde tienen ahí como soporte la Ley de Contabilidad Gubernamental y el CONAC.

En la parte inferior izquierda tienen a la Secretaría de Hacienda, a la Unidad de Política y Control Presupuestal así como todo el tema del presupuesto basado en resultados.

Luego venimos un poco más abajo, la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas y los Grupos de Trabajo que tenemos con los Estados en materia de Gasto, Descentralizacion y Contabilidad obviamente.

Viene también la Secretaría de la Función Pública, vienen las Auditorías Superiores Estatales y por supuesto la ASF; el IFAI, los órganos estatales y todos en un objetivo común.

¿Cuál es ese objetivo común?

Armonización de la información entre los distintos órdenes de gobierno, Transparencia y Rendición de Cuentas en el uso de los recursos públicos.

¿Para qué?

Para que con una mejor información podamos tomar mejores decisiones respecto a dónde destinar los recursos públicos. Ese es el objetivo.

¿Para qué todo este show?

Para gastar mejor porque si no, ¿entonces para qué invertimos tantas horas?

Tenemos que gastar mejor.

Siempre discutimos que nos faltan recursos, siempre discutimos que la recaudación fiscal en términos del porcentaje del PIB, comparado con los países de la OCDE, es muy baja, lo cual es cierto.

Sí, pero también hay que hacer un esfuerzo en la parte del gasto porque en la medida en que gastemos mejor, esa necesidad o esa debilidad cada vez va a ser menor.

Por eso es muy importante que nos enfoquemos en este objetivo común: Mayor responsabilidad en el uso de los recursos públicos; bienes públicos con eficacia, eficiencia y economía para beneficio de la sociedad.

Muchas gracias y buen provecho.

Última actualización el Miércoles, 26 de Octubre de 2011 17:10
 
Contador Presenta tu queja o denuncia IFAI Infomex

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad