Archivo Histórico
Administración 2006-2012
SFP

El Trámite Más Inútil

Discurso del Presidente

EL PRESIDENTE CALDERÓN EN LA PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA ESPECIAL DE MEJORA DE LA GESTIÓN 2008-2012

Martes, 9 de Septiembre de 2008, Ciudad de México

Muy buenas tardes.

Señoras y señores Secretarios de Estado.

Señor Diputado Benjamín González Roaro, Presidente de la Comisión de la Función Pública de la Cámara de Diputados.

Señoras y señores legisladores aquí presentes.

Distinguidos embajadores de países amigos cuyos gobiernos nos auxilian en el proceso de mejora de la gestión pública.

Amigas y amigos servidores públicos:

Para transformar a México, para convertirlo en un país más competitivo, desarrollado y equitativo es indispensable mejorar el desempeño del Gobierno, a fin de que responda de forma más eficaz a las demandas y a las necesidades de los ciudadanos.

Por eso celebro que hoy se presente el Programa Especial de Mejora de la Gestión en la Administración Pública Federal, en el cual se definen acciones que guiarán la actuación de todas las dependencias y de los organismos federales en materia de modernización del sector público.

Básicamente estamos enfocando este programa a la disminución de trámites, a la desregulación interna del Gobierno, al uso de tecnología que haga más eficaz nuestra labor y más útil al ciudadano, a la racionalización de estructuras ineficientes y costosas, y en una palabra, al ahorro para el ciudadano en el uso de recursos públicos y de tiempo.

Estoy plenamente consciente, y debemos estarlo todos, de que los mexicanos demandan cada vez con mayor fuerza un Gobierno que asegure el uso eficiente y transparente de cada peso que recibe. Un Gobierno que diseñe y ponga en práctica políticas públicas que se traduzcan en beneficios tangibles para toda la sociedad.

Sólo una Administración Pública eficaz y honesta podrá recuperar la confianza de los mexicanos en las instituciones gubernamentales. Es por ello, que el Programa de Mejora de la Gestión busca dar un impulso renovado a la mística de servicio, de resultados, de compromiso social que debemos tener todos los que estamos obligados a servir a los ciudadanos.

Coincido en la idea de que más allá de una mejora administrativa y regulatoria, que lo es desde luego; también busca fundamentalmente, amigas y amigos servidores públicos, un cambio de actitud, una manera distinta de ver las cosas.

Busca, precisamente, un enfoque en las cosas que hacemos, desde la percepción y las necesidades del ciudadano, más que de la percepción y las necesidades del servidor público.

Estamos comprometidos a ofrecer a los ciudadanos un Gobierno con funcionarios que al tomar una decisión realmente se pongan en los zapatos de la gente, como he dicho anteriormente aquí; y que entendamos la realidad de la persona que está al otro lado del mostrador.

Nuestro objetivo es darle a todos los mexicanos un Gobierno sensible a sus necesidades, un Gobierno que dé respuesta y una respuesta oportuna al beneficiario de un programa social, al que requiere orientación, al pequeño empresario que busca abrir su negocio o fortalecerlo, al productor agrícola que no sabe cómo acceder a un crédito o a un apoyo gubernamental, y al que se la pasa el tiempo para sembrar o levantar su cosecha.

Se trata de que construyamos un Gobierno con dependencias y entidades que sean vistas por los mexicanos como aliados efectivos en la solución de sus problemas.

Buscamos que el Gobierno Federal sea claramente a los ojos de los ciudadanos, un aliado y no un estorbo.

Carlos Castillo Peraza decía: que un buen Gobierno es aquel que le hace perder el menor tiempo a los ciudadanos, es aquel que les permite disponer de más tiempo para sí, para sus actividades productivas, educativas y familiares.

Con ese espíritu, el Programa de Mejora de Gestión plantea tres grandes objetivos:

En primer lugar. Vamos a maximizar la calidad de los bienes y servicios que presta el Gobierno.

Queremos que la sociedad sea atendida con eficiencia, rapidez y amabilidad, y es por ello que instruyo al Secretario de la Función Pública para que identifique aquellos trámites y servicios que no aporten beneficios a la ciudadanía, con el fin de eliminarlos; también que tome las medidas necesarias para introducir mejoras sustantivas en los trámites y servicios de todo el Gobierno.

La meta es pasar de los más de cuatro mil 200 trámites que hoy tenemos actualmente en el Gobierno Federal, a menos de tres mil al final de la Administración, cuando mucho.

Por cierto, tengo muy bien presente, amigas y amigos, lo que aquí comenté en alguna reunión con algunos servidores públicos hace meses, en el sentido de que todos los ciudadanos tienen una experiencia o un conocimiento de trámites, requisitos, verdaderamente, engorrosos, largos, inútiles que hay en la Administración Pública.

Que todos sabemos que para ejecutar un programa, para ejercitar el Gasto público, para poder tomar una decisión llegan a transcurrir no solo meses, años en la Administración Pública Federal. Gobiernos enteros transcurren en el ejercicio de su periodo administrativo sin que pueda ejecutarse, finalmente, o inaugurarse una obra.

En este Gobierno estamos decididos a que no sea así, a que verdaderamente la misión, y que quede bien claro para todos ustedes, la misión es acortar los tiempos en las decisiones, mejorar la calidad del servicio, eliminar trámites que son inútiles.

En aquella ocasión sugería yo que organizáramos un concurso muy especial entre los ciudadanos; y ahora no lo voy a sugerir, le voy a instruir al Secretario de la Función Pública, para que lo haga y lo organice este mismo mes de septiembre.

Se trata, amigas y amigos, de que organicemos un concurso entre beneficiarios del Gobierno, entre ciudadanos, entre usuarios, entre los propios servidores públicos, a fin de que premiemos al ciudadano que nos denuncie el peor trámite en la Administración Pública, el trámite más inútil, el más engorroso, un trámite que, verdaderamente, nos haga conscientes de lo que estamos haciéndole perder en tiempo y en dinero a la sociedad.

Yo creo que va a haber muchos. Espero que no declaren vacante este concurso, también por alguna cuestión de procedimiento o porque no lo autorizó alguna Secretaría.

Pero la instrucción es muy clara, amigas y amigos. Tenemos poco tiempo, seis años parecen muchos, pero no lo son. En diciembre transcurrirán los dos primeros años de Gobierno y para entonces debemos tener ya una renovada actitud y, desde luego, un Gobierno mucho más ágil.

Para estas cuestiones, además, también voy a pedirle al Secretario que haga otra cosa, ya con una perspectiva de mayor plazo: a que busquemos, junto con las dependencias, un proceso que parta de una premisa de regulación cero; es decir, que me presente un programa en el cual podamos pasar sobre el tamiz de una instancia del Gobierno Federal, todas las reglamentaciones, las normas, con el fin de validar su eficacia y su sentido. Y si éstas no son validadas o simple y sencillamente nadie se acuerda de ellas, pues simplemente busquemos la manera para darlas por derogadas.

Una regulación de base cero, sé que no es un proceso sencillo para construir, pero pido a la Secretaría, ordeno a la Función Pública, que se pongan a trabajar en este asunto.

Entonces, en primer lugar, es maximizar la calidad de los bienes y servicios que presta el Gobierno.

En segundo lugar. Vamos a incrementar la efectividad de las instituciones públicas. Para lograrlo es indispensable reducir y simplificar la regulación existente, la mejora de procesos administrativos, así como eliminar la duplicidad de funciones, procesos y programas públicos. Se trata de propiciar una normatividad que en lugar de frenar, aliente la competitividad de la economía.

Por tal motivo, he girado estas instrucciones a la Subsecretaría de la Función Pública a que organice ese concurso, y lo digo, además, absolutamente en serio, acerca de cuál es el trámite más inútil de la Administración Pública, y tendremos ahí varios trámites que serán candidatos seguramente a ser eliminados, y también para que preparen en el mediano plazo una regulación base cero en la Administración Pública Federal.

También he girado instrucciones a la Comisión de Mejora Regulatoria para que establezca la estrategia efectiva que optimice la emisión de normatividad y que desregule la economía, a fin de orientarla hacia el crecimiento y la competitividad.

La instrucción, señoras y señores, es clara: todo trámite burocrático innecesario tiene que ser eliminado.

En tercer lugar. Vamos a darle continuidad a los esfuerzos en materia de austeridad, racionalidad y disciplina en el ejercicio del gasto. En lo que va del Gobierno Federal, de este Gobierno, el esfuerzo de austeridad y racionalización nos ha permitido reorientar recursos por más de 53 mil millones de pesos a programas sociales prioritarios.

Vamos a mantener esa disciplina en el ejercicio del gasto público, por lo que refrendamos el compromiso de reducir, precisamente, el 20 por ciento del gasto operativo a lo largo del sexenio.

Finalmente, en cuarto lugar. Rediseñaremos el sistema de contratación pública para orientarlo más a la eficiencia que al control. Para aligerar la carga normativa que lo hace lento y que propicia la corrupción y la ineficacia del Gobierno y para utilizar estratégicamente el poder de compra del Estado, a fin de obtener bienes y servicios en las mejores condiciones de precio y de calidad.

En síntesis, con el Programa Especial de Mejora de la Gestión en la Administración Pública estamos dando un paso firme en el Gobierno Federal, en la construcción de un Gobierno que esté a la altura de las exigencias y las expectativas de todos los mexicanos.

Señoras y señores:

El día de ayer presenté al Congreso de la Unión, a la Cámara de Diputados, específicamente, el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación, correspondiente al Ejercicio Fiscal 2009.

En este proyecto se propone incrementar el gasto neto total en cerca del 11 por ciento con respecto a lo aprobado el año pasado. Con estos recursos vamos a seguir haciendo frente a los principales desafíos que tiene nuestro país.

En particular, la propuesta de gasto pone énfasis en la principal preocupación de los mexicanos y de mi Gobierno, que es hoy la seguridad pública.

Para ello se propone un incremento de casi 40 por ciento, en términos nominales, respecto a 2008, a los recursos destinados a las funciones de seguridad, orden y justicia. Más o menos un 33 por ciento en términos reales.

También se prevé elevar el gasto público destinado a atender el desarrollo social, la seguridad social, la salud, la educación, la asistencia social en más de un 11 por ciento. Esto tiene dos objetivos medulares:

Primero. Estamos plenamente conscientes de los efectos del entorno económico internacional no sólo derivados del estancamiento de la economía mundial y la de Estados Unidos, en particular; sino también del crecimiento de los precios en alimentos y materias primas en todo el mundo.

Por esa razón, fortalecer el gasto, la inversión en las personas, el gasto social, implica mitigar los efectos del estancamiento económico y del crecimiento de precios internacionales que afecta a los mexicanos, particularmente, los más pobres.

Fortalecer la base social de nuestra sociedad es protegerla, precisamente, ante un entorno económico que ha sido adverso.

Y segundo. Contribuir a la construcción de una base social más armónica y solidaria que apoye a las familias que menos tienen, a fin de que salgan adelante con su propio esfuerzo.

También es una manera de mejorar la calidad de vida de las personas, y reducir así, las condiciones que son propicias para un ambiente de inseguridad.

Fortalecer el gasto social, implica también, una política de prevención social de la delincuencia que es un elemento integrador de la estrategia del Gobierno Federal.

Para mi Gobierno, fortalecer la política social también es una política de seguridad.

Por otra parte, se contempla un incremento en los recursos para el desarrollo económico del país de más del siete por ciento, respecto al 2008.

Seguiremos impulsando la competitividad del aparato productivo y daremos continuidad a los proyectos de infraestructura previstos en el Programa Nacional de Infraestructura.

Adicionalmente, se presenta por primera vez el Programa Anual de Evaluación para 2009, el cual contempla realizar evaluaciones a más de 130 programas de diferentes políticas públicas del Gobierno Federal, con el objeto de orientar el gasto público con base en resultados.

En suma, proponemos un presupuesto dirigido a atender las principales demandas de la sociedad, que venga acompañado de una mejor evaluación sobre la utilización de los recursos de los mexicanos.

Un presupuesto que fortalecerá la capacidad del Estado para recuperar la seguridad pública que demandan los mexicanos, que nos permitirá conseguir ese México seguro al que aspiramos y, por otra parte, que fortalece, precisamente, la política social y el desarrollo de infraestructura del país.

Estamos decididos a consolidar un Gobierno eficiente, transparente, un Gobierno sensible, un Gobierno humano, un Gobierno que esté de lado de los ciudadanos y que realmente contribuya a que cada habitante de esta gran Nación pueda vivir mejor.

Este es mi compromiso y sé que juntos lo vamos a lograr.

Así que bienvenido y pongamos en marcha este Programa de Mejora de la Gestión de la Administración Pública Federal.

Muchísimas gracias.

 
Contador Presenta tu queja o denuncia IFAI Infomex

Insurgentes Sur 1735 Col. Guadalupe Inn, México D.F., C.P 01020 - Tel. 2000 3000 - Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet

 

SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Políticas de Privacidad